Viernes 19.10.2018

José-Tomás Cruz Varela Licenciado en Ciencias del Trabajo, Master ICDE Dirección de personal. Experto en Formación y Selección de ejecutivos, trabajé durante más de 30 años como Director de RR.HH. en una de las principales empresas españolas, desde hace unos 8 años ejerzo como comentarista y observador político.

José-Tomás Cruz Varela Licenciado en Ciencias del Trabajo, Master ICDE Dirección de personal. Experto en Formación y Selección de ejecutivos, trabajé durante más de 30 años como Director de RR.HH. en una de las principales empresas españolas, desde hace unos 8 años ejerzo como comentarista y observador político.

Complejo panorama el que se nos avecina

Complejo panorama el que se nos avecina

Antes de entrar en materia y en plena canícula, son muchos los españoles que se plantean las siguientes preguntas. ¿A santo de que, todos los presidentes de Gobierno, incluido el actual, que accedió a la Moncloa sin pasar por las urnas, tienen que veranear a costa de nuestros magros bolsillos? ¿A cuanto pueden ascender los gastos de la familia Sánchez en Doñana? Solamente en seguridad y servicio deben suponer un monto muy considerable. Sería interesante conocer si esta práctica tan carpetovetónica  de veranear de gorra afecta por igual en todos los países pertenecientes a la C.E. o solo sucede en el nuestro....

Al margen de la curiosidad descrita, políticamente, España, no está pasando por una de sus etapas más dulces, comenzando por la desastrosa gestión del propio partido del Gobierno (PSOE). A tenor de los últimos sondeos demoscópicos, y más concretamente en lo referido a la primera encuesta del CIS, dirigida por su nuevo responsable, Tenzanos, quien hasta escasos días ejercía como destacado miembro de la ejecutiva socialista, si en efecto las citadas estimaciones deben ser analizadas con extrema cautela,  no digamos cuando están referidas a la intención de voto, tal como es el caso que nos ocupa. Concretamente, si se celebrasen unas elecciones generales, el PSOE barrería con un 30% de las papeletas, resultado con el que no comulga ni el más necio de los españoles, por mucho que se beneficien con la esperada caída de Podemos y sus confluencias, que terminarán como formación testimonial tal como ya se vaticinó años atrás.  

En cuanto al PP, desde la moción de censura y posterior abandono de Rajoy, el partido venía pidiendo a gritos el advenimiento de un nuevo líder, puesto al que accedió, tras la celebración de primarias, Pablo Casado, con su juventud y cargado de buenas intenciones, siempre y cuando queden solucionadas todas las dudas sobre la obtención de sus titulaciones académicas, justo en plena batalla para tratar de recuperar la confianza de sus votantes y militantes. Pablo Casado ha pasado de la euforia de ser proclamado presidente del PP a verse seriamente comprometida su carrera política como líder de la derecha. Con el agravante de que muy probablemente  el Tribunal Supremo decida abrir una investigación con las consiguientes consecuencias. Lo triste de caso consiste en que tras lograr vencer  en las mencionadas primarias, se vea ahora obligado a defenderse judicialmente y explicar su versión sobre lo ocurrido. Recordemos que hasta ahora, Soraya Sáenz de Santamaría continúa manteniendo un prudente silencio, sin tampoco haber aceptado cargo alguno en el partido, limitándose a pronunciar entre los suyos la frase de "ya os lo dije", interpretada por algunos como el final de Casado. 

En otro orden, causa ailipori (vergüenza ajena) que él recientemente pro-moción-ado a la presidencia del Gobierno, llegado a la Moncloa por puro rebote y jactándose de abanderar la regeneración, no haya mostrado el más mínimo recato a la hora de colonizar la Administración colocando a personas y dirigentes afines al frente de las empresas públicas del Estado. Relevar a los responsables actuales por intereses constituye una gran imprudencia, amen de vulnerar la obligación de elegir a las personas más adecuadas Tan incomprensible conducta, criticada en todos los medios, representa el tomarse la Administración como un coto partidista reflejando hasta que punto, el ya citado compromiso regenerador de Sánchez no pasa de ser pura pantomima y vulgar retórica.

Nuestro país se encuentra inmerso en un oscuro panorama sobre el que los ciudadanos van construyendo una imagen cada vez peor de los políticos por los que son gobernados, cuya única obsesión es mantener sus privilegiados y bien remunerados puestos a cualquier precio. Por ahora, los socialistas, siguen manteniendo su postura de no convocar generales hasta el final de la legislatura, algo utópico que resultará muy difícil conseguir con 84 escaños, toda vez que los partidos que auparon a Sánchez no solo pretendían la salida de la Moncloa de Rajoy, sino otra serie de logros que todos vamos conociendo pero ignorando a cambio de que apoyaron a Sánchez para acceder a la presidencia del Gobierno. El escenario se presenta sumamente complejo asomando múltiples problemas cuya solución no está en manos del PSOE al carecer de la mayoría absoluta o socios suficientes que lo mantengan en el Gobierno, y para colmo de maldades, nuestra economía ya comienza a mostrar los primeros signos de agotamiento......¡¡Tiempo al tiempo!!