viernes 25.09.2020

Opinión: "Así es (si así os parece) II", por Juan M. Roldán

Opinión: "Así es (si así os parece) II", por Juan M. Roldán
Deseo agradecer los comentarios a mi anterior escrito Así es (si así os parece). Siempre es un placer el contrate de opiniones que, desde la argumentación, la inteligencia y el respeto, posibilita un debate civilizado de ideas lejos del recurso fácil a la descalificación o al argumentario ad hoc.
 
Creo que podemos convenir en que solo puede equivocarse en la acción de gobierno aquel que gobierna. Cierto que tal afirmación constituye una Perogrullada pero a veces conviene hacer mención a lo obvio auque sea una verdad de Perogrullo. Que el PSOE en su acción de gobierno, y justamente por gobernar, ha cometido errores, es evidente ahora bien ¿descalifica eso al PSOE como alternativa de izquierdas para volver a gobernar? Evidentemente esa respuesta es clara y rotunda ¡No¡
 
Creo que tampoco cabe duda, al menos en mi opinión, que el discurso de los dirigentes de Podemos, que muchos militantes socialistas podemos compartir en gran parte, es un discurso de izquierda que intentan disimular en interés de sus opciones de poder. La síntesis de Podemos, es decir su discurso político, resultado de la contraposición entre la tesis -el bipartidismo es estable y por consiguiente beneficioso para la gobernabilidad- y su antítesis -el bipartidismo, justamente por su estabilidad, genera de manera inevitable una Casta corrupta-, consiste en que solo los dirigentes de Podemos están en disposición de limpiar la política expulsando de los ámbitos del poder a la Casta corrupta, es decir, y por lo que me atañe, al PSOE. Podemos, eso es lo que dicen sus dirigentes, trasciende la dicotomía ideológica Derecha versus Izquierda sustituyéndola por una nueva dicotomía Pueblo versus Casta y, por consiguiente, no se reclama como lo que en realidad es, un partido netamente de izquierda, con el evidente objetivo político de desbancar al PSOE como alternativa real a los gobiernos de la derecha.
 
Dese luego que Podemos está en su legitimo derecho a optar al gobierno y criticar, desde una posición de izquierdas, la acción de los gobiernos del PSOE. Yo mismo soy critico con algunas de las decisiones de gobierno de mi partido pero eso no obsta para reconocer que la universalización de la educación, la sanidad y las pensiones llegó de la mano de gobiernos socialistas y que, si la derecha se empeña en revertirla es porque, como es obvio, fue previamente establecida por gobiernos de izquierda tales como lo han sido los del PSOE cuyo fin último, y supongo que también el de Podemos, es establecer la justicia social y la igualdad de oportunidades.
 
Y eso justamente es la base de mis dudas. Si siendo Podemos, como lo es, un partido de la izquierda renuncia a su esencia y lo niega como argumento político en la lucha electoral ocultando una parte de la verdad, que Podemos es un partido de izquierda ¿Qué seguridad pude haber de que en su acción de gobierno haga honor a sus compromisos electorales? ¿Debemos fiarnos de quien oculta su verdadera ideología? ¿No constituye ese ocultamiento un engaño? ¿Qué podemos esperar de quien reniega de su esencia? ¿Debemos fiarnos de aquellos que solo nos dicen lo que queremos oír? Cierto que a la cúpula de Podemos, constituida por expertos profesores en ciencias políticas, le es fácil argumentar dialécticamente para que Así sea (si así os parece) pero las dudas permanecen si disipar.
 
Compartiendo, como comparto, el diagnóstico general de Podemos sobre la situación política y las posiciones comunes a toda la izquierda es licito que me pregunte, no ya sobre sus recetas para curar al enfermo, que de momento desconozco más allá de algunas generalidades, sino sobre si el "doctor" es en realidad doctor y no alguien que se hace pasar por doctor para cobrar los honorarios provocando con ello el agravamiento del enfermo.
 
Juan M. Roldán