Lunes 23.09.2019

Extraños compañeros de cama, por Juan M. Roldán

Extraños compañeros de cama, por Juan M. Roldán

Se atribuye a  Winston Churchill la frase “Politics makes strange bedfellows”, - la política hace extraños compañeros de cama- y ciertamente son extraños compañeros de cama los partidos que abogan por la independencia de Cataluña y los de la derecha española que compiten por ver quién la tiene más grande,  la bandera de España se entiende.

El machacón mantra derechista contra el Presidente del Gobierno Pedro Sánchez según el cual había poco menos que vendido a España, así como suena, a cambio de aprobar los presupuestos y con ello seguir unos meses más en el poder ha sido por fin desenmascarado como lo que siempre fue, una MENTIRA.

Quienes se han acostado juntos, a pesar de detestarse,  han sido los partidos separatistas y los partidos de la derecha, tal vez no hayan pasado de los preliminares, tal vez hayan intimado un poco más o incluso han podido llegar al orgasmo político, eso nunca lo sabremos puesto que es un secreto de alcoba y no es de buena educación meterse en alcobas ajenas.

Lo que sí sabemos es que a los dirigentes de la derecha, españoles donde los haya, (los demás, según ellos, somos dudosos a ese respecto) poco les ha importado si los presupuestos eran beneficiosos para el ciudadano del común, que lo eran, o no. Eso ha sido para ellos secundario, lo importante era y es aumentar la tensión y el griterío político a fin y efecto de hacer electoralismo sin parar en mientes.La derecha una y trina, en connivencia con los denostados partidos separatistas, ha tumbado los presupuestos más sociales de los últimos tiempos, pero claro, ellos que no son sospechosos de “traidores a la patria” pueden hacerlo sin problemas, no son acaso ellos los que reparten los carnets de buenos o malos españoles? Así se puede hablar catalán en la intimidad si conviene, se pueden pactar los presupuestos para los recortes sociales con CIU o se puede elegir presidenta del Congreso con esos mismos votos, y no pasa nada, es lo natural.

Nada malo hay en ello, lo hacen unos españoles muy españoles y mucho españoles,  y sin duda alguna por el mejor servicio a la patria como ha quedado demostrado en los juicios por corrupción que han afectado a la derecha “es el mercado amigo” que diría el autor “del milagro económico” actualmente en la cárcel, suponemos que no por patriota.

Cosa distinta es que desde la izquierda se intente aprobar unos presupuestos sociales en beneficio de la parte más necesitada de la sociedad con el concurso de esos partidos, entonces se vende la patria, se traiciona a los muertos y un largo etc. que por conocido no es necesario repetir. Lo cierto y verdad es que la derecha está desatada y no duda en apelar a los más bajos instintos para obtener sus fines políticos pues considera que el orden natural de las cosas es que ellos sean los que gobiernen, todo lo demás es una anomalía que hay que corregir sea como sea y más cuando los fascistas han decido abandonar la casa común de la derecha y constituir su propio partido.

Juan M. Roldán