Martes 12.11.2019

Vis Tenebris

La Vis Tenebris (fuerza oscura), hasta hace poco tiempo dada por desparecida, parecía algo del pasado, viejas batallas solo recordadas por los mayores, cuestiones meramente académicas de los historiadores y, sin embargo, sus víctimas, largo tiempo olvidadas, aun yacen en las cunetas de las carreteras, ignoradas por los que por ellas circulan, esperando el día en que sus deudos puedan hacer por ellas lo que todos hacemos por nuestros allegados, darles un lugar para su eterno descanso, un lugar donde los que así lo deseen puedan honrar su memoria.

Sin embargo la Vis Tenebris no despareció con el dictador fascista Franco, se camufló en el interior del partido fundado por los herederos del dictador y ahí ha permanecido latente, paciente, esperando su momento, sin hacerse notar, sin prisas, viviendo y engordando camuflada bajo el manto de un partido legal. Y hete aquí que ese momento ha llegado, el fascismo ya no disimula, sale a la luz pública arrastrando hacia sus posiciones políticas e ideológicas a los dos partidos de la derecha.

Las nuevas generaciones no conocen la verdadera cara del fascismo, la verdadera naturaleza de la Vis Tenebris, solo ven un nuevo partido que, aparentemente, habla claro y sin dudas, un partido al uso que propone cosas sencillas, nada complicadas en apariencia pero que, de poder llevarlas a cabo,  significaría el fin de la democracia tal y como se entiende en el occidente democrático, pues sus planteamientos políticos chocan frontalmente con la práctica democrática al uso, al tiempo que con el marco constitucional establecido al final de la dictadura y el pacto político que lo hizo posible.

En otros lugares de Europa los partidos democráticos nunca pactan ni dialogan con  partidos semejantes, allí el fascismo fue derrotado y la memoria de sus atrocidades recordada, al contrario de lo acaecido en España con esa misma memoria, blanqueada por una larga noche dictatorial, donde aún hoy la momia del dictador fascista permanece en un faraónico mausoleo erigido en condiciones de esclavitud a su mayor gloria y recuerdo por compatriotas suyos, represaliados por haberse opuesto al golpe de estado que lo llevó al poder y haber luchado en la guerra que ese hecho desencadenó.

Es hora de tomar conciencia de qué es y qué representa el fascismo, es hora de tomar nota sobre cómo los partidos de la derecha son arrastrados por meros intereses electorales hacia posiciones coincidentes con el fascismo, es hora de impedir que España retroceda a los años oscuros donde la libertad era cotidianamente cercenada a la par que las élites del régimen se enriquecían sin tasa ni control, a costa del sufrimiento y la miseria de la inmensa mayoría de sus conciudadanos.

Es hora de devolver al fascismo al basurero de la historia.

Juan M. Roldán