"Del Valle a la Purísima": Traslado procesional de los titulares de la Cofradía del Valle (fotos), por J. Ruiz Jiménez

04 de Abril de 2014
37365d86a2107e76a977ee3cea38b482.jpg
37365d86a2107e76a977ee3cea38b482.jpg
.
En la tarde-noche del Jueves, 3 de abril, la Hermandad del Valle se disponía a trasladar a sus Benditos Titulares desde la Parroquia de la Sagrada Familia (Iglesia del Valle) hasta la Iglesia de la Purísima para, en la tarde del próximo Miércoles Santo, realizar su Estación de Penitencia, al no poder efectuar su salida procesional desde su sede canónica debido a la fortuita situación del derrumbe de la nave desde la cual el paso de palio de María Santísima de la Amargura realizaba su salida, siendo imposible realizarla desde el interior de la Iglesia del Valle debido a las reducidas dimensiones de su puerta principal, que hacen inviable la salida del palio desde el interior de la actual parroquia.

El traslado estaba previsto iniciarlo a las 21:00 horas, rezóndose las catorce estaciones del vía crucis, pero debido a las inclemencias meteorológicas hubo de retrasarse la salida en una media hora.
 
Las Imágenes de Nuestro Padre Jesús del Valle y María Santísima de la Amargura aparecían sobre sendas sencillas andas iluminadas por candeleros con cera morada en el caso del Señor y blanca en la Dolorosa.
 
Una vez en la Calzadilla del Valle una leve lluvia sorprendió a la comitiva, lo que motivó que las imágenes tuvieran que ser echadas al suelo y cubiertas por un plástico que, tras atravesar el Paseo de Rojas y una vez en la calle San Pedro, poco antes de llegar a San Pedro Mártir fueron retirados, luciendo en lo alto del cielo de Lucena la luna alternada con nubes y claros.
 
A la altura de la remozada iglesia de San Pedro Mártir, las imágenes de Nuestro Padre Jesús del Valle, con túnica de cola lisa y con las manos atadas sin cargar la cruz, y María Santísima de la Amargura, atavíada a la usanza hebrea, fueron vueltas a un templo que abría sus puertas de par en par, donde al fondo aparecia la Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno en su altar de Quinario totalmente iluminado.

Tras dejar atrás la Iglesia de San Pedro Mártir la comitiva prosiguió por la Calle San Pedro y a la altura del Llanete de San Agustín giró hacía Pedro Angulo para llegar a la Purísima, donde tras encontrarse la Imagen del Señor junto a la Virgen y rezarse la última estación entraron ambas imágenes al templo que las acogerá durante lo que resta de cuaresma hasta el próximo Miércoles Santo
 
Hay que reseñar que, pese a lo desapacible que se presentó la noche, en ningún momento las imágenes de Nuestro Padre Jesús del Valle y María Santísima de la Amargura se vieron sin el arropo y la compañía de fieles y devotos que no quisieron faltar a este sencillo traslado.
.

a patrocinio ss1