Efímero monumento de luz soleana (fotos), por Jesús Ruiz Jiménez

06 de Abril de 2014
1eaed31c75082b1f03fe03e36c99484a.jpg
1eaed31c75082b1f03fe03e36c99484a.jpg
.
La noche de un sábado, presagio del Santo de aquí a una Semana, la Soledad vino a mi retina hecha más luz que nunca. En la penumbra del templo brillaba su dolor en un efímero monumento de luz soleana, donde Ella, iluminada por esa cera que rivalizaba por iluminar su cara, se mostraba más hermosa que nunca. Estarás contenta con lo que tu gente te quiere, con el mimo, cariño y esmero que en mayor honor y gloria tuya preparan tus cultos. Te quieren, te cuidan y te miman, a fin de cuentas eres su tesoro más preciado, su Madre Soberana.

En la noche de un sábado, último día de tu tríduo, con intimidad, cercanía y –te tengo que confesar– a veces con cierto temor y rubor, verte iluminada en la oscuridad sirve para mirar a mi interior, a nuestro interior, y ver que la única luz eres Tú. No somos nada con nuestras cuitas, nuestras vanas preocupaciones, para eso estás Tú, ahí arriba, iluminada, para recordarnos que eres camino de luz a tu Hijo, que no hay penas más grande que tu pena y que sólo acercándonos a los que sufren podremos alcanzar la gloria de tu Hijo. Gracias por mostrarte ante mí iluminada, como alta Reina y Soberana Celestial y hacerme ver que en la oscuridad de mi alma, de nuestra alma, la única luz que lleva a Cristo eres Tú.
 
Jesús Ruiz Juménez
 
Nota: Desde Lucenahoy dar las gracias a las facilidades y atención prestada por la Hermandad de la Soledad para poder realizar este reportaje gráfico.


a patrocinio ss1