Nuestro Padre Jesús de la Pasión se trasladará 'en breve' desde Lucena a Luque

08 de Enero de 2014
6331f8c01c5b08a4fa05fe27dd4a76d2.jpg
6331f8c01c5b08a4fa05fe27dd4a76d2.jpg

.

Solo resta una llamada desde Luque a Lucena. El vicario episcopal de la campiña, David Aguilera, informó hace tres semanas al hermano mayor de la Cofradía Franciscana de Pasión, Jorge Roldán, y al prior de los Franciscanos de Lucena, Fray Joaquín Pacheco, sobre la marcha inminente de Nuestro Padre Jesús de la Pasión desde Lucena a Luque.

Según las últimas informaciones, la propiedad de la imagen crístifera corresponde a una fundación privada del municipio de Luque, vinculada de facto con la Iglesia Católica, aunque formalmente desligada de ella. Jorge Roldán señaló a LucenaHoy que la decisión está tomada por parte del Obispado de la Diócesis de Córdoba y que el prior franciscano 'no está por la labor' de incumplir cualquier tipo de orden dictada desde instancias superiores.

A pesar de la confusión, el hermano mayor pasionista insiste en que la última palabra la ha emitido el Obispado. Igualmente, y en esto coincide con el actual vicario episcopal de la campiña, David Aguilera, manifiesta que su antecesor, Jesús Poyato, ordenó el regreso de 'El Derribo' a Luque.

'Vamos a acatar el mandato, no tenemos más remedio', asegura Jorge Roldán, quien todavía afirma que existen puntos dudosos. 'Posiblemente el Cristo retorne a la Iglesia del Hospital de Luque', añade el hermano mayor, aunque reconoce que no conoce oficialmente la cofradía que va a acoger al Nazareno ni si va a ser honrado con cultos.

En la última junta general de hermanos de la Cofradía Franciscana de Pasión se aprobó preparar una marcha 'digna y discreta'. 'No vamos a permitir que se vaya de forma indecente porque representa a Dios', asegura Jorge Roldán. Los enseres y los ropajes del Cristo pertenecen una parte a la citada asociación religiosa, y otra a la familia Rodríguez, grupo de personas muy vinculado a una efigie atribuida por algunos expertos al escultor hispanofrancés Miguel Verdiguier.

Por su parte, el vicario episcopal de la campiña, David Aguilera, apuntó a este medio que ya se han cumplimentado todos los requisitos exigidos –y expuestos en este periódico en el mes de octubre- para que Nuestro Padre Jesús de la Pasión regrese a Luque 34 años después. 'El nuevo párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Luque, Manuel Rabadán, formuló la petición y hemos constatado un movimiento relativamente importante en Luque, acreditado por más de 400 firmas y las adhesiones de hermandades, cofradías, la fundación propietaria de la imagen y el Ayuntamiento de la ciudad'.

David Aguilera sostuvo que 'seguramente será inminente' la marcha, aunque cedió la responsabilidad de la misma tanto a la fundación luqueña como a la Cofradía Franciscana de Pasión. 'Soy conocedor de que se han realizado los trámites oportunos, pero la función del obispado se ha limitado a mediar para evitar polémicas, si se va o no se va, no es cuestión nuestra'.

Así, este sacerdote nombrado por el obispo de Córdoba para encargarse de la campiña, subrayó que el cambio de ubicación del Nazareno se lo encontró 'hecho y resuelto' que únicamente se informó del asunto a partir de su toma de posesión, el pasado mes de septiembre. 'Se supone que la fundación es la propietaria de la imagen, es un asunto más legal que eclesiástico', declaró. En cualquier caso, agregó que se ha constatado 'un apoyo patente'. Para concluir, puntualizó que aquellos que deseen reclamarlo han de notificarlo a la fundación de Luque.

Con todo ello, todas las noticias convergen en la marcha a Luque de Nuestro Padre Jesús de la Pasión a Luque, tras ser venerado, a lo largo de 34 años, en los templos lucentinos de Nuestra Señora del Carmen, en Santo Domingo y en la iglesia Madre de Dios. Al parecer, se le ha dotado de personalidad jurídica al pueblo de Luque –ambigua titularidad reflejada en el documento de depósito a favor de la parroquia de Santo Domingo suscrito en el año 1977- y se ha validado su pretensión. Por lo tanto, en el comienzo del año 2014, más que en cualquier otro momento, la despedida de la mencionada talla sagrada de Lucena se presume inmediata.
MANUEL GONZÁLEZ