Como preparar tu fachada para el invierno

18 de Octubre de 2022
2022101818225242486.jpg
2022101818225242486.jpg

Llega el otoño y el tiempo empieza a empeorar, días más cortos, días más lluviosos, y estos solo son una pequeña antesala de lo que nos llegara durante el invierno, frio, humedad, viento, todo elementos que hacen que las fachadas de nuestras casas sufran las inclemencias de los elementos.

Estas inclemencias del tiempo dañan la fachada de nuestra casa, y si estamos en una zona costera o en una zona con climatología agresiva, este daño puede ser mucho más importante, ya que nuestra fachada puede volverse permeable al agua o transpirable al vapor de agua, algo que nos va a provocar humedades y un enorme gasto en reparaciones.

Es por ello que en estos tiempos en que cada céntimo cuesta, el tener el mínimo de reparaciones costosas es una obligación.

Un buen mantenimiento de la fachada no solo nos ayudara a evitar costosas reparaciones en el futuro, sino que además, nos permitirá ver nuestra fachada como si estuviera recién acabada, dando un plus visual.

Este plus es muy importante si nuestra vivienda tiene como objetivo el alquiler o la venta del inmueble, quien quiere comprar o alquilar una casa, en la que el recibimiento es una fachada vieja, deteriorada y con claros signos de humedad, sin duda son rasgos que no aportan valor a la vivienda, más bien todo lo contrario.

¿Qué podemos hacer para que nuestra fachada luzca como si fuera nueva?

La respuesta es sencilla, un buen mantenimiento, pensemos que el revestimiento de fachadas es un mantenimiento fácil y económico, y que gracias a él, nuestra vivienda ganara puntos y valor tanto en el mercado de alquiler como en el de compra (y obviamente, si es para nuestro hogar, que mejor que tener una casa perfectamente aislada de los elementos).

Con el revestimiento de fachadas conseguiremos que las patologías generadas por la humedad no afecten a nuestra vivienda, evitando así la formación de moho, caleo... algo que no solo mejorara la estética de nuestro hogar, sino que además también redundara en nuestra salud, ya que estas patologías pueden generar enfermedades de índole asmático y diversos tipos de alergias.

La verdad es que con un buen revestimiento de la fachada podremos evitarnos tanto gastos en reparaciones como problemas de salud, y todo ello llevando a cabo simples operaciones de mantenimiento.

Por ejemplo si usamos Pliolite Texlite, que es un revestimiento a base de resina de máxima protección, conseguiremos que nuestra fachada tenga un altísimo grado de protección ante entornos de alta humedad y bajas temperaturas.

Este producto además es resistente a los microorganismos y evita que se forme moho, algas y verdín, elementos no deseados pero habituales en zonas con alta humedad ambiental.

Otra opción podrían ser revestimientos siloxánicos, como el Ábsyde y Silicone, que son revestimientos a base de resinas siloxánicas y acrílicas, ambos productos sirven para proteger tanto fachadas como paramentos verticales  de hormigón, mortero de cemento, pintura plástica, piedra, ladrillo... y ambos productos están indicados para ambientes con un alto porcentaje de humedad ambiental.

Con cualquiera de estos revestimientos conseguiremos que nuestra vivienda o local tenga una mejor salud tanto estructural como a nivel de higiene, y sobre todo nos evitaremos costosas reparaciones provocadas por la humedad.