El fútbol español podría hacer huelga en protesta por la nueva ley deportiva en el país

18 de Noviembre de 2022

LaLiga (que organiza las dos divisiones profesionales) celebrará una asamblea sobre la huelga.

La mayoría de los equipos de la primera y segunda división de La Liga podrían unirse a una huelga en protesta por una nueva ley deportiva que, dicen, los dejaría desprotegidos y beneficiaría a grandes clubes como el Real Madrid y el Barcelona.

La Liga (que organiza las dos divisiones profesionales del fútbol español) celebrará una asamblea en la que se podrá decidir la huelga patronal a causa de esta ley que está pendiente de trámite parlamentario.

El embrollo pone de un lado al Real Madrid, Barcelona y Athletic de Bilbao, que tienen como aliado circunstancial a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF -administradora del fútbol amateur), y del otro a La Liga.

Hay dos puntos principales de discordia. Uno, el acuerdo comercial con el fondo de inversión CVC, por el que pagó 2.000 millones de euros a cambio del 8,2% de los beneficios por derechos de imagen durante 50 años, y que LaLiga vio como una oportunidad para acercarse a la Premier League (organizadora de la Premier League inglesa), pero a la que se opusieron estos tres grandes clubes, por considerar que sería ceder demasiado por muy poco dinero.

LaLiga quiere que la nueva ley deportiva proteja este acuerdo y permita el desarrollo de otros similares, y cree que los grandes clubes se oponen a ellos porque suponen un reparto de beneficios más equitativo.

Si le gustan las noticias del mundo de las apuestas deportivas, asegúrese de visitar el sitio web de TonyBet y registrarse.

Los grandes clubes quieren "volver a un viejo modelo de fútbol, ​​en el que había enormes desigualdades y el crecimiento de equipos más modestos era muy limitado", denunció Alfredo García Amado, director general del Granada, en Segunda División.

Por su parte, la RFEF, a través de su presidente, Luis Rubiales, argumenta que el acuerdo con la CVC pasó por alto a los modestos clubes amateurs y que su legalidad era dudosa.

- ¿Ahora el gobierno y el mayor partido de la oposición van a cambiar las reglas del juego y van a intentar legalizar lo que es ilegal? Sería algo muy grave -dijo Rubiales, al diario El País, que ya ha advertido que una huelga de la patronal es un acto "inconstitucional". 

LaLiga también quiere que la nueva ley permita sancionar a los equipos españoles que participen en competiciones que no cuenten con su aprobación, como la Superliga Europea, un proyecto impulsado por 20 grandes clubes de Europa, que tuvo como principal defensor al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez.

En el anuncio publicado en varios medios, LaLiga defendió la necesidad de una ley "que no favorezca la creación de una Superliga que perjudicaría gravemente al fútbol español".

La Liga sostiene que había acordado que sus preocupaciones quedarán recogidas en la nueva ley, pero que las enmiendas que defendía acabaron desapareciendo del texto con la connivencia de los socialistas en el Gobierno del presidente Pedro Sánchez y del Partido Popular, principal representante de la oposición.