No se registra una subida masiva en los alquileres por la subida del IPC

15 de Marzo de 2022
2022031519330378394.jpg
2022031519330378394.jpg

 

Son malos tiempos para el consumidor. Durante estos últimos años hemos registrado subidas en muchísimos bienes. Es más, después del incremento del IPC, que recordemos que en estos últimos tres meses ya está más cerca del 8% con un 7,6%, la situación actual es realmente desesperante. Sin un cambio en la dirección de las políticas económicas, todo apunta a que esta subida seguirá siendo una constante, también como consecuencia directa de la guerra de Ucrania. Si bien es cierto que podemos registrar una subida general de los precios en absolutamente todos los sectores, también podemos decir que los arrendadores españoles están optando, en su mayoría, por no aplicar este aumento en las revisiones anuales de vivienda que se están realizando estos días.

Cuando alquilar una vivienda supone un problema

Son muchas las ciudades españolas que se han visto muy castigadas con los precios en el alquiler de pisos. En ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia, las subidas han sido tan grandes que se han vuelto a disparar las ventas de pisos.

Una subida tan grande del IPC podría verse como un golpe final para el mercado de alquileres de las ciudades españolas. No obstante, algunas voces, como la de la Agencia Negociadora de Alquiler (ANA), están recomendando encarecidamente a todos sus clientes propietarios que no apliquen en su totalidad estas subidas pues podría ser contraproducente.

El consejo por parte de ANA es claro, es mejor actualizar la renta con un IPC a la mitad de su valor, aunque quizá sea muchísimo más recomendable dejar la renta tal y como está y no aplicar ningún tipo de subida.

Miedo a las rupturas de contratos

Los consejos por parte de agencias como la Agencia Negociadora de Alquileres se basan principalmente en la situación actual del ciudadano medio español. Asfixiado por la subida de recibos como la luz, la gasolina o el gas, así como de muchísimos productos de la lista de la compra, difícilmente podrían hacer frente a una subida tan estrepitosa de sus rentas.

Los expertos consideran que si se realizan estas subidas en base a la subida del IPC, en muchísimas ocasiones nos encontraríamos con rupturas de contratos. Los inquilinos no tendrán más remedio que dejar esas viviendas que no pueden pagar y buscarse pisos más baratos. Quizá esto no pueda parecer un problema mayor, pero lo cierto es que en estos casos en los que los contratos se rompen drásticamente, se registran muchísimos problemas de impagos.

Los propietarios reaccionan

La buena noticia, según informa ANA, que recordemos gestiona unas 5.000 viviendas con contratos sujetos a la inflación, es que los propietarios no están aumentando los precios por esta subida del IPC. Es más, en los últimos meses sólo un 15% de los arrendadores ha decidido aplicar un incremento en base a esta subida. Esto nos deja con un 85% que ha decidido o no aplicar el incremento total o directamente dejar los precios tal y como estaban.

No parece un mal consejo para el resto de arrendadores españoles. Una opción que haría que el impacto de la guerra no afectara a los alquileres en nuestro país, independientemente de que sean viviendas o bajos comerciales.

¿Afecta el IPC a todos los contratos de alquiler?

Esta pregunta es importante hacérsela pues de ella dependerá, en gran parte, la decisión de subir o no el precio del alquiler de una vivienda.

Según la Ley de Arrendamientos Urbanos, hay varias formas a la hora de aumentar el precio del alquiler de una casa. No obstante, en esta ley no se especifica cuál es el índice más adecuado para hacerlo y lo cierto es que pueden ser varios. Sí, el más usado es el que comentamos, el IPC o Índice de Precios al Consumo. No obstante, no es el único ni tampoco es el que se tiene en cuenta por defecto.

En los contratos en los que no se deje por escrito de forma clara que el precio del alquiler subirá o bajará en función al IPC, lo cierto es que no se usará por defecto este índice. Se utilizará por defecto otro conocido como el IGC (Índice de Garantía de la Competitividad).

¿Qué significa esto? Que si en nuestro contrato de alquiler no está puesto de forma explicita que su revisión está vinculada al IPC, por mucho que el IPC suba o baje (en este caso subida y mucha), el arrendador no podrá subir ni un céntimo lo que el arrendatario paga mensualmente.

¿Qué se podría hacer para regular este índice?

Estamos ante una situación muy convulsa e inestable. El Gobierno se encuentra actualmente con demasiados frentes abiertos. No obstante, sí hay herramientas que se pueden usar para controlar el IPC que está asfixiando al ciudadano. Para ello, se debería bajar de forma transitoria el IVA. Así, se lograría moderar poco a poco esta subida imparable y permitir un alivio al bolsillo del consumidor.

Archivado en