Ventajas y desventajas de las ventanas correderas

27 de Octubre de 2022
2022102716480264278.jpg
2022102716480264278.jpg

A la hora de instalar unas nuevas ventanas, muchas personas se preguntan si apostar por las ventanas correderas es la mejor opción o si hay alternativas más favorables. La realidad es que no existe una respuesta única y universal, ya que esto dependerá en gran medida del espacio con el que se cuente y las preferencias a los usuarios. Sin embargo, estos productos tienen sus pros y sus contras, que se deben tener en cuenta antes de tomar una decisión.

A continuación, repasamos las ventajas y desventajas de las ventanas correderas para ayudarte a tomar la mejor decisión en tu caso particular.

Las ventajas de las ventanas correderas

Hay cantidad de personas que se decantan por instalar ventanas correderas herméticas porque ven en sus ventajas una fuente de confort, practicidad e inspiración estética. Son buenos productos, sin lugar a dudas, y por eso se encuentran entre las opciones favoritas a la hora de hacer reformas u obra nueva. Veamos sus ventajas.

Para habitaciones con poco espacio

Las ventanas correderas se abren hacia los lados y no ocupan espacio alrededor. Esto es un plus frente a otras versiones que disponen de hojas con apertura en ángulo, al igual que las puertas, especialmente en aquellas habitaciones que son muy pequeñas. Permiten integrar un punto de luz y ventilación en estos cuartos, lo que encima causa el efecto contrario: más luminosos y más grandes en apariencia.

Mucha luz

Los marcos de las ventanas correderas son mucho más estrechos que en otros modelos y aprovechan mejor el hueco hacia el exterior. Esto consigue que nos entre más luz natural en las estancias y que tengan un mayor tamaño con el mismo espacio.

Precios accesibles

Hay muchos modelos de correderas en el mercado actualmente y de diferentes materiales, además, su instalación es de lo más sencilla. Esto se traduce en un producto que nos ofrece precios más accesibles que otros diseños, por lo que también son perfectas para los que desean velar por su economía.

 

Las desventajas de las ventanas correderas

Como ocurre con todos los productos, también tienen sus inconvenientes. Algunos de ellos serán más fáciles de solucionar que otros, pero hay que tenerlos en cuenta en cualquier caso. Son los siguientes.

Menor aislamiento

Como norma general, este tipo de ventanas protege menos del ruido y de las temperaturas exteriores frente a otras alternativas. Sin embargo, cabe destacar que actualmente hay ventanas correderas aislantes que son verdaderamente efectivas. Los aislamientos en ventanas han avanzado mucho en los últimos años para ofrecer soluciones eficientes para aquellos sistemas que nos proporcionan una mayor filtración del frío o de los sonidos del exterior. De hecho, hay sencillas y prácticas soluciones que no requieren de obra, como poner burletes en las ventanas correderas.

La seguridad

Son generalmente más inseguras que otros formatos por su método de apertura. No obstante, esto puede variar según los modelos y potenciarse si contamos con otros elementos externos como las persianas o las alarmas de seguridad.

Más mantenimiento

Más mantenimiento o, al menos, más complicado de llevar a cabo. Con las ventanas correderas es imposible llegar a limpiar la parte exterior de los cristales sin llegar a desmontar las hojas, ya que el vidrio queda oculto en la apertura. Además, habrá que poner especial insistencia en los marcos inferiores porque pueden acumular suciedad con más rapidez al no ser superficies lisas.

Archivado en