La prueba del nueve (Lucena 2 Écija 1)

13 de Octubre de 2013
000bed79487bc4c6ef75d772c9912650.jpg
000bed79487bc4c6ef75d772c9912650.jpg

.

MANUEL GONZÁLEZ
Una exposición en movimiento digna de museo y una acción propia de un ariete clásico. Con estas dos ráfagas el Lucena se deshizo de un notable Écija. El portero José Ramón también contribuyó al éxito con numerosas intervenciones providenciales. Causó extrañeza que Rafael Carrillo, Falete, declarara en la sala de prensa que él le exige más al guardameta celeste. Sergio Sanz, su homólogo en el Écija, se situó, cuando menos, al mismo nivel que el arquero local y exhibió un recital en los tres palos. El Lucena se acomoda en la novena posición por un gol de un nueve genuino y avezado en esta especialidad futbolística. Javi Gómez se incorporó al choque en el minuto 60 y seis más tarde golpeó con convicción y furor un pase de Coco para reventar el encuentro.

Coco. Un artista del redondo objeto que tal vez debió habituarse alguna temporada antes al color celeste. En el primer tiempo –durante el segundo bajó su rendimiento- desarboló con dos armas a la retaguardia de José Manuel Borja. Sus instrumentos fueron sus dos piernas. Regates en seco. Quiebros en velocidad. Servicios con la cabeza girada. Modificaciones al sentido del juego. Y un gol de campanillas.

A la media hora de juego, los espectadores del Ciudad de Lucena contemplaron un gol de pasarela. Jesús Lanza inició la escena en el centro del campo. Coco y Pepe Díaz fabricaron una pared y el protagonista único hasta el final del capítulo fue el de Humilladero. Dislocó a un oponente y rompió la adelantada zaga del Écija. El desenlace lo encaró con Sergio Sanz y su pie se transformó en la mano de un malabarista. Coco picó suavemente el esférico y este describió una perfecta vaselina.

El Lucena superó a los sevillanos en el primer acto a pesar de que José Manuel Borja acumuló más efectivos en la medular con una línea de cuatro cuando el Écija defendía. Los locales aumentaban su fluidez cuando traspasaban la línea de tres cuartos y carecían de elaboración en la primera fase de la transición defensa-ataque.

Las respuestas del Écija se emitían con aperturas a las dos bandas con el fin de explotar la rapidez de Juanfri y Javi Cabezas. En el área, Plata retó a Obregón y Santacruz y, globalmente, se sobrepuso a ambos.

Un latigazo, con potencia y sin control, de Javi Cabezas desde la raya derecha del área grande de José Ramón inauguró las estadísticas de ocasiones. La sequedad del césped les provocaba dificultades a los futbolistas del Écija en la conducción. El balón no avanzaba como los visitantes pretendían. El Lucena, conocedor de este matiz, se decantaba por las asociaciones a uno o dos toques y los desplazamientos en largo.

Clavero aportó solidez en su lateral –muy atractivo su duelo con Javi Cabezas- y subidas impetuosas e incisivas en ataque. El Lucena se estrenó en el área rival con un enganche de Pepe Díaz tras un centro de Sergio Rodríguez.

Los de Falete gravitaban sobre Coco y Francis Durán canalizaba el fútbol del Écija. La primera actuación decisiva de José Ramón la deparó una estrategia del Écija. Francis Durán ejecutó una falta desde la izquierda, Úbeda, con su testa, durmió la pelota en el área, y Alejo remató a bocajarro. El pie del arquero celeste salvó el gol.

El Écija disfrutó de una jornada de puertas abiertas cuando pisaba el área del Lucena. En una de ellas, Plata, inmenso en su faceta, cuerpeó con Santacruz y lo derribó sin incurrir en falta. Disparó escorado y tapó José Ramón. El Lucena contestó con una delicatesen de Obregón desde el pico diestro del área grande. Sergio Sanz desplazó a saque de esquina el cuero.

El gaseoso control del Lucena en el primer acto lo frenó el Écija en la segunda. Los de José Manuel Borja se pronunciaron como un acordeón y maniataron al Lucena. Juanfri igualó el choque con un tanto posterior a un córner. Francis Durán puso el balón en juego al primer palo. Una prolongación en el primer poste la aprovechó Juanfri. El extremo azulino se pegó al segundo palo y, sin nadie que lo marcara, empujó con su cabeza el balón al fondo de la red.

El partido se descosió, aunque el Écija expuso más. Una variante de Falete –Javi Gómez en banda y Pepe Díaz en la punta- le otorgó la victoria a su equipo. Con Toscano tendido en la hierba –nadie se preocupó para detener el partido- Coco asistió desde el flanco diestro a Javi Gómez. El nueve se revolvió en el aire y desde el punto de penalti depositó el esférico en la meta de Sergio Sanz. El Écija continuó personándose con frecuencia en el área de José Ramón. No hubo premio. Plata lo hizo todo perfecto justo antes del final en el área lucentinista. No halló un finalizador. El acoso del Écija se confirmó como vano. Dos contendientes se trataron de tú. El Écija sufre en la zona de descenso y el Lucena mira a la nobleza. Así es el fútbol.
 
FICHA TÉCNICA:
2.-LUCENA CF: José Ramón, Sergio Rodríguez, Santacruz, Obregón, Clavero, Sarmiento, Jesús Lanza, Coco (Fran, min.77), Javi Salero (Germán, min.89), Pepe Díaz y Álex (Javi Gómez, min.60).
1.-ÉCIJA BALOMPIÉ: Sergio Sanz, Toscano, Alejo, Iván Moya, Álvaro Ocaña, Úbeda, Francis (Javi López, min.75), Javi Cabezas, Rubén Alonso (Álvaro Garrido, min.70), Juanfri (Cervera, min.81) y Plata.
GOL: 1-0, min.28: Coco; 1-1, min.5: Juanfri; 2-1, min.66: Javi Gómez.
ÁRBITRO: Hernández Maeso, del colegio extremeño. Amonestó a los visitantes Úbeda, Juanfri, Alejo y Toscano y a los locales Coco, Javi Góme y José Ramón.
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la jornada octava del grupo IV de Segunda División B, disputado en el estadio Ciudad de Lucena en presencia de unos 1.500 espectadores.

.

 

 

Archivado en