El ayuntamiento recibe el ofrecimiento de trasladar a un nuevo emplazamiento la "Silla Gigante" y estudia las opciones y costes de la operación

El edil de Urbanismo, César del Espino, ha señalado que es necesario estudiar todas las posibilidades "ya que, en realidad, no estamos hablando de desmontar y trasladar un monumento, sino un edificio"

23 de Enero de 2023
Una imagen de la situación actual de la Silla Gigante
Una imagen de la situación actual de la Silla Gigante

Nueva controversia a la vista. ¿Debe el ayuntamiento hacerse cargo de la Silla Gigante instalada a la entrada de la fábrica de muebles Hermanos Huertas? Las instalaciones sobre las que se ubica han sido vendidas recientemente a otra empresa, Climer, en este caso del sector del frío industrial. Los nuevos propietarios han comunicado al edil de Urbanismo, César del Espino, su disposición a cederla de forma gratuita si el consistorio desea preservarla y reubicarla en algún otro emplazamiento. En caso de desechar esta posibilidad, el futuro más previsible para la colosal estructura de hierrro y madera, que durante algún tiempo situó a Lucena en el Libro Guinness de los Récords como la "silla más grande del mundo", pasaría presumiblemente por su desmantelamiento, dejando a la "Ciudad del Mueble" sin una imagen icónica del desarrollo que alcanzó el sector hace unos años y uno de sus "monumentos" más comentados. 

Del Espino ha señalado que el equipo de gobierno está estudiando el ofrecimiento "ya que, en realidad, no estamos hablando de desmontar y trasladar un monumento, sino un edificio". Así, el edil lucentino reconoce que son muchos los interrogantes que plantea un posible traslado, empezando por conocer cuál es el estado de conservación de la silla, cómo podría acometerse su desmontaje y transporte, cuáles serían los costes asociados a estas operaciones y a su reimplantación en otro espacio, cuánto costaría su mantenimiento, qué espacio público podría acogerla o cuál sería su futuro uso. En base a estos datos el equipo de gobierno plantearía las opciones al resto de grupos municipales.

Entre tanto, algunas formaciones políticas ya han mostrado a través de las redes sociales su disposición a pelear para que la "silla gigante" siga siendo parte de la ciudad. Desde Ciudadanos, su portavoz, Jesús López, está convenido de que el Ayuntamiento "tiene que hacerse cargo de ella e instalarla en un lugar visible y accesible", considerando que "es un icono de la cultura lucentina y se podría aprovechar su sala para establecer un museo municipal y un mirador para apreciar toda la belleza de nuestra ciudad", dando por hecho que el equipo de gobierno no tiene intención de hacerse cargo de ella. López considera que el ofrecimiento de conservar esta silla bajo titularidad municipal es un asunto que debería haber sido comunicado a los portavoces municipales para su debate. Incluso apunta al futuro Parque Europa como posible ubicación para la misma, desde la que podría funcionar como un perfecto mirador sobre la ciudad.

Una silla descomunal

Situada en la antigua N-331, a un paso de la entradas Lucena Sur de la autovía A45 –desde la que es claramente visible– la silla –una réplica a escala gigante del modelo "Palmera", uno de los más vendidos por la empresa Hermanos Huertas– fue diseñada por la empresa vasco-francesa Lanik y levantada en 2005. Es de madera maciza laminada de pino silvestre, con 27 metros de altura, equivalente a un edificio de 9 plantas, y un respaldo de 12 metros. Alberga una sala de juntas y se puede acceder a su interior desde unas escaleras o desde un ascensor situado en la parte posterior, a unos metros de distancia, que comunica con una pasarela que da acceso al asiento.

Entre 2005 y 2009 fue considerada como la más grande del mundo, posición de honor de la que fue desbancada por otra silla construída en Austria en 2009. Pesa entre los 115.000 y los 120.000 kilos, y para su realización fueron necesarios 230 metros cúbicos de madera maciza laminada de pino silvestre, la misma cantidad que se usaría para crear 9.200 sillas de dimensiones normales. 

Ahora toca decidir sobre su futuro.