Empresas de los sectores del frío y el mueble de Lucena estudian el cierre temporal y la vuelta de los ERTE si no hay una solución al paro del transporte esta misma semana

Las fuentes consultadas señalan que hasta 3.000 puestos de trabajo podrían verse afectados a partir de la próxima semana si no se arbitra en las próximas horas una salida al paro.

22 de Marzo de 2022

Numerosas empresas del sector de la madera y el frío industrial de Lucena podrían verse abocadas al cierre temporal a partir del próximo lunes si se mantiene la actual huelga en el sector del transporte. Así lo han confirmado el gerente de la Asociación de Fabricantes Andaluces de Refrigeración, AFAR, Manuel Servián, y varios empresarios del sector del mueble. Las fuentes consultadas señalan que hasta 3.000 puestos de trabajo podrían verse afectados por ERTES por causa objetiva a partir de la próxima semana si no se arbitra en las próximas horas una salida al paro. 

Manuel Servián asegura que el sector del frío vive en estos momentos la "tormenta perfecta", al sumarse a los retrasos en el suministro de componentes y materias primas y el encarecimiento de los mismos que venían soportando las empresas desde hace unos meses, la invasión de Ucrania, el encarecimiento de la energía eléctrica y, ahora, el paro del transporte. 

"Los almacenes están llenos y los productos terminados no pueden entregarse, las materias primas están sujetas a un 'subasteo' de precios que hace que incluso los fletes en ruta se desvíen al mejor postor, la situación empieza a ser caótica y ya hay empresas que han cerrado algunas líneas de producción ante la falta de componentes o materias primas para seguir trabajando", señala Servián, que apunta que esta situación se produce justo en un momento de expansión del sector, coincidiendo con un notable incremento de la exportación a Europa, Estados Unidos, Australia o Arabia Saudí. 

Además, Servián advierte que para este sector productivo el problema no acabará con la huelga: "Necesitaremos al menos una semana o diez días para volver a cierta normalidad, ya que hay productos que precisan componentes de distintos proveedores, que tendrán que llegar para poder retomar la fabricación". 

 

MISMA SITUACIÓN EN EL SECTOR DEL MUEBLE

Una situación similar se vive en el mueble. José Antonio Guardeño, gerente de Grupo SEYS, señalaba hoy que en las principales empresas del sector "no ha salido un camión con mercancía desde el lunes de la semana pasada". Según Guardeño "si esta situación no se arregla esta semana el lunes quedará paralizada la actividad de buena parte de las empresas", por lo que apela al Gobierno a "arreglar esto como sea". 

"Tenemos camiones cargados desde hace diez días y producto terminado almacenado y eso es un problema al que se suma la falta de materias primas como madera y pinturas, por lo que la semana que viene será imposible seguir fabricando". 

Los empresarios consultados comparan la situación con la vivida en los peores momentos de la crisis inmobiliaria: "Es una situación insostenible y no va a quedar más remedio que parar las fábricas y recurrir otra vez a los ERTES, que, a pesar de su alto coste, al no tratarse de una fuerza mayor, siempre serán mejor que tener a las plantillas paradas", apunta Guardeño.

A ello se suma según los empresarios una gran escalda de los precios de las materias primas. "Ya antes de la guerra la madera y las pinturas subieron entre un 40 y un 60 por ciento, el cristal más del 50 por ciento y el coste de la energía eléctrica se ha triplicado respecto al coste hace cuatro meses", apunta el gerente de Grupo SEYS, que asegura que es imposible repercutir este incremento de costes en el producto final. 

Así las cosas, pese al importante crecimiento de las ventas en el último año, por encima del 20 por ciento, la rentabilidad del ejercicio ha sido nula y los márgenes mínimos. Los empresarios piden al Gobierno "que se siente a negociar con quien sea necesario para que esta situación acabe".