Miércoles 26.02.2020
Opinión
Tamara López
00:16
30/05/17

Por los chicos que nunca nos amaron

Tamara López. Foto: Joaquin Ferrer
Tamara López. Foto: Joaquin Ferrer
Por los chicos que nunca nos amaron

La mayoría de las veces que brindo con las amigas, es por nosotras mismas y por las cosas bonitas que nos pasan. Pero hoy no, hoy vamos a brindar por aquellos que nunca nos amaron.

Por el que se perdió mi cara de concentración mientras riego las plantas, y la de emoción cuando cocino algo que realmente me gusta, mi risa contagiosa o mis miradas sugerentes. También vamos a brindar por el que no quiso que me volviera a apoyar en su pecho mientras veíamos una peli y por supuesto por el que no me volvió a dejar acariciarle la barba.

Haremos una mención especial por el que decidió que nuestra relación era tan solo sexo y me soltó que nunca se tomaría una cerveza conmigo. Sin olvidar al que me mantuvo en la sombra, como si estar conmigo fuera el secreto mejor guardado de la historia.

También brindo por el que me prometió una vida a su lado, pero que ahora ni siquiera me mira a la cara. Ese brindis duele, ¡pero seguimos brindando!

Una de mis amigas brinda por el que resultó estar con tres chicas más y otra por el que solo quería charla por Whatsapp, otra más por el que le dijo que solo la quería como amiga y yo vuelvo a brindar por el que dice que le encanto y le vuelvo loco pero que no puede estar conmigo por principios (por ese suelto una carcajada). Riéndonos aún, levantamos nuestras copas por los que les mandamos ese último mensaje perdiendo la dignidad y encima no fue ni contestado y acordándonos de ese, lo hacemos también por el que recibe mensajes nuestros con 400 palabras y nos contesta con un “jaja ok”, por ese incluso descorcharemos champán.

El siguiente se lo dedicamos a los que nunca quisieron nada serio, enamorándonos durante meses para luego dejarnos como si nada.

Entre tanto chinchín seguimos hablando de la coraza que nos hemos puesto después de tantos amores fallidos, de lo independientes y libres que somos y si eso será lo que no les permite amarnos…

Hablamos de que a veces ha llegado el momento y hemos conocido a alguien maravilloso, que nos hace felices, que nos hace reír, que nos hace sentirnos a gusto. Pero nos entra el pánico y por miedo lo dejamos escapar… Y también que a veces no ha llegado el momento y nos aferramos a alguien por el que luego tendremos que brindar…

Concentrándonos en el penúltimo brindis de la noche, pensamos en valorar cada segundo con nosotras mismas, en que la vida vuela, todo cambia, todo evoluciona, todo pasa y hay que aceptar cada situación que se nos presenta y aprender de ella, a veces hay que dejar ir y a veces hay que tirarse a la piscina y disfrutar del momento, porque cuando conoces a alguien que merece la alegría no sabes si terminaras brindando porque nunca te amo o será con el que brindes por el amor.

Así que dejamos el último brindis para esa persona de la que aún no sabemos nada, ni como es su mirada, ni su sonrisa y si querrá disfrutar de lo que los otros se perdieron, para ese, por el que una noche como esta no tengamos que brindar. Brindamos por el que un día nos amará.

Comentarios