El ayuntamiento acciona un protocolo interno de atención a personas sin hogar ante una ola de frío que esta madrugada ha dejado temperaturas bajo cero

En los últimos días se ha logrado desalojar el pequeño campamento de temporeros que se había establecido en los soportales del edificio de La Estación

20 de Enero de 2023
Asentamiento de temporeros en los soportales de la antigua Estación
Asentamiento de temporeros en los soportales de la antigua Estación

La madrugada de este jueves al viernes ha sido la más fría en nuestra ciudad desde que comenzó el periodo invernal, con temperaturas de hasta un grado por debajo de cero, una situación que se va a mantener la próxima semana, con mínimas de 0 grados y máximas de 10, al menos hasta el miércoles, según AEMET. Ante episodios de frío extremo o lluvias prolongadas, desde el ayuntamiento de Lucena se habilita un protocolo interno de actuación para atender situaciones puntuales de necesidad, sobre todo durante la noche, cuando el descenso de las temperaturas es más acentuado.

Según ha indicado a este periódico Carmen Gallardo, concejala de Servicios Sociales, cuando se producen este tipo de situaciones, tanto los servicios de mediación social del Centro Municipal de Servicios Sociales como la policía local extreman la atención a transeúntes o temporeros en situación de infravivienda, poniendo a su disposición la posibilidad de que puedan dejar la calle y pernoctar en algún establecimiento hotelero de la ciudad. Para ello resulta también de utilidad la información que puede recabarse desde el Centro de Atención Básica al Emigrante, al que se dirigen muchas de estas personas para asearse o lavar y obtener ropa. No obstante, Gallardo señala que estas derivaciones "resultan una tarea complicada, porque en la mayoría de los casos estas personas no desean trasladarse a este tipo de servicios y prefieren pernoctar en la calle, pese a las condiciones adversas". 

Según Gallardo son contados los casos de personas transeúntes que duermen a la intemperie y para ellos se disponen medios suficientes para que, si lo desean, puedan ser derivados por los servicios sociales o la policía local a un albergue cercano o puntualmente alojados en algún establecimiento de la localidad. Así ha ocurrido durante algunos días con alguno de los trabajadores emigrantes que desde el comienzo de la campaña olivarera han permanecido en una suerte de "campamento" improvisado en los soportales del edificio de la antigua estación. "Se trataba de trabajadores temporeros que han estado trabajando en la aceituna, y se les han ofrecido reiteradamente otras alternativas, pero no han querido marcharse". No obstante, desde los servicios de mediación social se ha logrado que los últimos que quedaban en esta zona ya estén, desde ayer, en un piso compartido con otros temporeros.

Además, el ayuntamiento trabaja también con algunos transeúntes que pernoctan en la entrada a algunos establecimientos bancarios en el centro de Lucena, y que, "en situaciones puntuales, aunque no siempre, han aceptado alojarse en una pensión, al resguardo del frío o la lluvia", apunta Gallardo.

Por su parte, desde la Asamblea Local de Cruz Roja, que algunos años ha dispuesto en periodos de frío intenso como el actual, la realización de rondas en zonas como parques, bancos o portales, para ofrecer alimentos calientes o ropa de abrigo a estas personas, su presidenta a indicado a LucenaHoy que se mantiene esta labor humanitaria "cada vez que podemos".