Opinión: "Anoche tuve un sueño", por José Alberto Ruiz

29 de Enero de 2012
adbc118734351cc8fb51e77c74d06608.jpg
adbc118734351cc8fb51e77c74d06608.jpg
.
Erael último martes del mes, a eso de las 20 horas cuando me dispuse através de la televisión local a seguir el desarrollo de la sesiónplenaria. Gobernaba entonces la Derecha, más conocida entre los progres de la oposición con el término acuñado por Umbral de la“Derechona” máxime a raíz de lo acontecido días atrás en FITURen los que no tuvieron otra ocurrencia que presentar una vez más comoreferente de la ciudad a la Patrona y la Semana Santa Infantil(derechona no sé,pero algo rayados sí que están).

Lasesión se vislumbraba tensa, la puesta en escena resultaba curiosa, másqueel Salón de Actos de un Ayuntamiento donde se iban a debatir losasuntos del Orden del Día, aquello parecía un Huerto con un único protagonista: “EL PIMIENTO”.En el banquillo de la oposición [email protected] concejales más jóvenes y de medianaedad lucían su correspondiente camiseta con la imagen de esta singularhortaliza. Los más mayores no quisieron ser menos y portaban canastosrepletos de esta fruta que fueron repartiendo entre el público asistenteque abarrotaba el hemiciclo.

Iniciada la sesión [email protected] estaban con su pimiento en la mano. Cuando llegó el turno del portavoz de Izquierda Unida,Sr. Villa, su intervención no defraudó a nadie:
“Señores de la derecha: Franco ha muerto”(mientras mostraba un recorte con la esquela mortuoria del dictador,para posteriormente proceder a entregar dicho documento al Sr.Secretario, quien muy en su papel la guardó para su debida constancia enacta). “Despojar ala juventud de la única dinamizadora juvenil que tiene os retrata.Nunca habéis creído en la juventud, os molesta que piensen por símismos, que se organicen y que se instruyan.”. Su compañero de grupo Sr. Corrales apostilló “Primerofuisteis por los mayores, haciéndoles pagar por usar unas instalacionespúblicas, cuando lo único que hacían era intentar mejorar su salud,ahora vais por los jóvenes ¿Quiénes serán los próximos? ¿Las mujeres ylos niños” (el público asistente entusiasmado, al no poder aplaudir, agitaba los pimientos en señal de apoyo y admiración).

A continuación tomó la palabra Toñi Jiménez quien visiblemente emocionada por el “Pimienticidio” que se avecinaba casi no pudo articular palabra limitándose a decir“es una vergüenza y un fraude a vuestro programa electoral lo que vais aacometer. Os ruego de todo corazón que rectifiquéis. Hacedlo pornuestros jóvenes y jóvenas”

Manolo Lara,padre del Pimiento, estuvo más locuaz y tras mostrar los buenosresultados y reconocimientos obtenidos por el Botellódromo de lasPalabras concluyó su intervención con un Haiku “Luna menguante y aún así resplandece el nenúfar blanco”.

José Cantizani estuvo sublime (se nota sus años de profesor y director del Instituto). “Señoresde la derecha, valores como la amistad y la solidaridad son los que sesiembran en el Botellódromo de las Palabras ¿cuál de ellos os molesta?Por favor no lo arrasen y dejen que nuestros jóvenes recojan lacosecha”.

Juan Pérez intervino a continuación pimiento en mano y arremetió ante las causas económicas esgrimidas“Señores de la derecha redúzcanse las retribuciones a los topes fijadospor la FAMP y aprobados por vuestro propio partido y veréis como sobradinero para el Pimiento y para otras muchas actividades más”.

Trascada una de estas intervenciones al Alcalde se le iba cambiando elcolor pasando del azul al rojo en un pis pas. Era tal la presión que alfinal de este punto del orden del día quedó demostrado que el león noera tan fiero como lo pintan.

“Señoresde la oposición y público asistente: rectificar es de sabios y tal comonos comprometimos en nuestro programa electoral el Programa delBotellódromo continuará.”

Elpúblico como no podía aplaudir agitaba los pimientos como signo desatisfacción y alegría. No obstante la tensión volvió a apoderarse delhemiciclo con el siguiente asunto incluido en el Orden del Día: “El estado de excepción de 22 h a 6 h para aquéllos ciudadanos que osen pedir un taxi” (pero bueno, esa será otra historia...).
.
.