Opinión: "El futuro en nuestras manos", por Juan M. Roldán

El próximo 24 de Mayo los ciudadanos lucentinos con derecho a voto tendremos la oportunidad de decidir quien será el próximo alcalde de Lucena

09 de Mayo de 2015
001e8571a34664ea50410def2dd5fbbd.jpg
001e8571a34664ea50410def2dd5fbbd.jpg
El próximo 24 de Mayo los ciudadanos lucentinos con derecho a voto tendremos la oportunidad de decidir quien será el próximo alcalde de Lucena. No lo haremos directamente sino que votaremos a una de las listas que presentan los diferentes partidos políticos y serán los concejales electos los que decidirán quien será el alcalde de Lucena durante los próximos 4 años.
 
Es una decisión que nos afecta directamente, no en balde la administración municipal es la administración que los ciudadanos tenemos más cerca. Es algo que debemos calibrar con cuidado pues administrar una ciudad como Lucena no es cosa baladí. Se requiere aptitud y actitud pues sin alguna de ellas el resultado pude ser desastroso para el interés general de nuestra ciudad.
 
Se debe calibrar si el aspirante al puesto de alcalde tiene las aptitudes necesarias para el puesto y si está respaldado por una organización política estructurada, motivada por la ideología, y con los mimbres necesarios para la ardua tarea de gobernar para todos. No debemos olvidar que el alcalde lo es de todos y no solo de aquellos que le han votado o coinciden con su ideología.
 
Igualmente importante es calibrar si el futuro alcalde se dedicará a la alcaldía en "cuerpo y alma"  pues alguien con aptitud y conocimientos pero sin la debida actitud hacia su cargo pude resultar contraproducente para los intereses generales de Lucena. Esa actitud solo es posible demostrarla dedicándose totalmente a la tarea de conocer los problemas de sus conciudadanos y proponiendo, y en su caso adoptando, las acciones necesarias para solucionarlos en la medida de las posibilidades que la ley de régimen local permite.
 
 
Probablemente ninguna formación política alcance los 11 concejales, que dan la mayoría absoluta, razón por la que nuestro futuro alcalde debe ser una persona abierta al dialogo y al compromiso, alejada de posiciones maximalistas y dispuesta a escuchar la "voz de la calle"  Lucena tiene un grave problema de paro con su corolario de pobreza y el Ayuntamiento debe tener como primera prioridad atender  esa necesidad arbitrando, a través de la concejalía de asuntos sociales,  las medidas y el presupuesto que permitan paliar, en la medida de los posible, las necesidades de las familias más afectadas.
 
Tampoco debe olvidar el nuevo consistorio todas aquellas facetas que contribuyan a hacer de Lucena una ciudad amable, abierta, dinámica comercialmente, viva culturalmente y con equipamientos a la altura de los tiempos, una Lucena referencia para el resto de ciudades medias de Andalucía y en consecuencia una Lucena mejor.
 
Es por eso que debemos calibrar cuidadosamente que siglas llevará la papeleta que introduciremos el próximo día 24 de Mayo en la urna, que juicio nos merecen los aspirantes a concejales y, sobre todo, que criterio nos merece su número uno. Debemos sopesar si, a nuestro juicio, poseen las aptitudes necesarias y, de poseerlas, si tienen la actitud adecuada para la tarea que les aguarda.
 
El futuro de Lucena para los próximos 4 años está en nuestras manos y no debemos olvidar que, para la mayoría de nosotros, el futuro de Lucena es nuestro propio futuro.