BBVA comienza a restituir a los afectados por el fraude en la agencia de Las Navas del Selpillar las cantidades sustraídas

La entidad está "asumiendo las cantidades correspondientes a los movimientos realizados sin su consentimiento".

28 de Octubre de 2022
2022102817174054139.jpg
2022102817174054139.jpg

La entidad financiera BBVA ha confirmado hoy que "tras analizar los casos denunciados y una vez se ha evidenciado que el agente autorizado no actuó adecuadamente, se ha iniciado un proceso de comunicación a los perjudicados, asumiendo el banco las cantidades correspondientes a los movimientos realizados sin su consentimiento".

Según ha podido saber este periódico a través de la representación legal de algunos de los afectados, durante la mañana de hoy se habría producido la restitución de sendas cantidades de 12.000 y 27.000 euros correspondientes a ingresos realizados en la agencia bancaria de Las Navas del Selpillar y no anotados en la cuenta de los titulares. La devolución de estas cantidades supone la paralización de las acciones legales que pudiesen haber sido interpuestas contra la entidad por parte de los afectados, sin menoscabo de las que el banco pudiese entablar contra el gestor de la agencia.

Paralelamente la entidad bancaria ha iniciado la concertación de citas con otros afectados por esta presunta estafa, que irán pasando en los próximos días por la sucursal de Lucena, donde se les comunicará y anotará la devolución de las cantidades retiradas de sus cuentas de forma indebida. Esta operación es consecuencia del trabajo previo de investigación realizado por el propio banco para conocer la situación concreta de cada uno de los afectados. 

El inicio de este procedimiento de devolución y asunción de responsabilidades por parte de la entidad financiera ha supuesto hoy un considerable alivio para estas familias que, en algunos casos, han visto como se volatilizaban sus ahorros de un día para otro. Sin embargo, desde el colectivo de afectados se señala que la casuística es muy diversa y prolongada en el tiempo, y pasa tanto por ingresos no anotados como por reintegros contabilizados y no realizados e incluso préstamos no solicitados, por lo que junto a casos en los que la existencia del fraude es demostrable documentalmente pueden producirse otros en los que resulte más complejo determinar la irregularidad de los movimientos realizados, al no conservarse los extractos bancarios o no haberse recibido por parte de la agencia.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lucena se ha hecho cargo de este caso.