Orden de prisión eludible con fianza de 10.000 euros para cuatro de los detenidos en la operación antidroga de la pasada semana

28 de Diciembre de 2022
Un furgón policial ante uno de los locales registrados por los agentes en el marco de la operación
Un furgón policial ante uno de los locales registrados por los agentes en el marco de la operación

El pasado viernes pasaron a disposición judicial los detenidos en la operación policial llevada a cabo por efectivos de la Policía Nacional en Lucena el 20 de diciembre, en la que fue desmantelado un grupo presuntamente dedicado al tráfico de marihuana.

Finalmente, siete de las nueve personas investigadas prestaron declaración ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Lucena, todos ellos por un delito contra la salud pública.

La titular del juzgado lucentino dictó orden de ingreso en prisión, eludible bajo fianza de 10.000 euros para cuatro de los detenidos, a los que también se les impuso la medida cautelar de retirada del pasaporte y prohibición de salir del país. Todos ellos abonaron la fianza el mismo viernes y quedaron en libertad. 

Por su parte, los tres detenidos restantes quedaron en libertad con cargos, igualmente con prohibición de salir del territorio nacional y retirada del pasaporte, sin que el fiscal solicitase la prisión provisional para ellos. El Juzgado continúa con la instrucción de la causa, sobre la que no han trascendido nuevos datos. 

Como informó este periódico la pasada semana, entre los detenidos figuran personas de distintas nacionalidades, incluidos varios pertenecientes a una misma familia. Junto a una importante cantidad de marihuana, la policía nacional se incautó durante el operativo de 20.300 euros en efectivo y distintas armas.

Las actuaciones se llevaron a cabo en sendos registros por parte de varias unidades de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y la policía científica de la Policía Nacional en la vivienda y el sótano que comparten inmueble con un restaurante, situado en la confluencia entre la antigua carretera nacional 331 y el acceso al parque empresarial Príncipe Felipe.

Otra parte del dispositivo trabajó en un edificio rural situado en el Camino Lucero, a unos dos kilómetros al norte del polígono de La Viñuela y la Vía Verde.