Piden 27 años a tres empresarios por vender aceite adulterado

15 de Septiembre de 2011
242a68bb1034576b0ba92e3912e97f74.jpg
242a68bb1034576b0ba92e3912e97f74.jpg
.
LaSección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba sentará en elbanquillo en los próximos días a tres empresarios  –dos de ellos de nuestra ciudad y un tercero de Espejo– acusados de un delito de estafa continuada ypublicidad engañosa por envasar aceite de girasol (80 por ciento)mezclado con aceite de oliva (en un 20 por ciento) y etiquetado como«aceite de oliva virgen extra». Los tres acusados, que tenían empresasen Lucena, Baena y Espejo se enfrentan a penas que suman 27 años deprisión por cometer esta presunta estafa entre 2005 y 2006 en Andalucía,Valencia y parte de Cataluña.

Enla calificación provisional de los hechos del Ministerio Fiscal serecoge que los acusados, con ánimo de enriquecimiento injusto ypreviamente concertados, utilizando tres empresas, adquirieron aceite deoliva y de girasol, mezclaron ambos aceites en una proporciónaproximada de entre un 70 u 80 por ciento de girasol y entre un 30 y un20 por ciento de oliva y para conseguir que la mezcla pareciera aceitede oliva, al que le incorporaron el colorante E-141, cuyo uso comocolorante alimentario no está autorizado para los aceites vegetalescomestibles.

Envasaronla mezcla en recipientes de 5 litros, metálicos y de plástico y asabiendas de que no era aceite de oliva virgen extra etiquetaron losenvases con cinco marcas para que pudieran ser identificados como aceitede esta calidad y procedieron a su venta al público, anunciándolo conetiquetas que contenían la leyenda «Aceite de oliva virgen extra». Deesta forma, los acusados ofrecían al mercado el aceite con unacomposición que no correspondía a la etiqueta del mismo. A continuaciónlos acusados comenzaron a vender el aceite mezclado como virgen extra alprecio de mercado de este tipo.

El caso, que tuvo una gran repercusión mediática en abril de 2006, recibió el nombre de operación Colesterol y destapó una trama que sededicaba a vender aceite adulterado como si fuera virgen extra, bajo las marcas Embrujo de Andalucía , La Cantarilla , Los Olivares y La Campiña ". Según los análisis del Ministerio de Agricultura y Pesca, se componían realmente de distintas mezcas de aceites de girasol, girasol refinado, olica lampante, oliva refinado y oliva virgen extra. 

Desdeprincipios del año 2005 hasta mediados de 2006 los tres acusadosvendieron el aceite mezclado al precio de aceite de oliva virgen extra aempresas y particulares, de los que se han podido identificar cientosde miles de litros. Como ejemplo, sólo cada tres semanas, de una de lasmarcas comercializadas se vendían entre 6.000 y 10.000 litros. A su vez,las empresas que lo compraron los sirvieron desconociendo que eraaceite de girasol en su mayoría con el colorante prohibido y loutilizaron en sus establecimientos de hostelería.

Lared cayó después de que llegaran denuncias de varios puntos de Españacomo Laredo (Santander), Málaga, Almería, Gandía (Valencia), Barcelona, oCalatrava (Ciudad Real) y las respectivas inspecciones de las distintascomunidades autónomas analizaran los aceites y determinaran sucomposición adulterada.
.
.