Piden "tolerancia 0" con la empresa en la que se produjo el accidente que costó la vida a un trabajador

Los sindicatos UGT Y CCOO han pedido hoy a los trabajadores y trabajadoras que pongan en su conocimiento situaciones de riesgo para la salud y la seguridad de las personas en las empresas para evitar accidentes como el ocurrido hace una semana en Reciclados Lucena, S

13 de Agosto de 2014
c4ccc37fb043f69e932d9edb7b672769.jpg
c4ccc37fb043f69e932d9edb7b672769.jpg
 
Los sindicatos UGT Y CCOO han pedido hoy a los trabajadores y trabajadoras que pongan en su conocimiento situaciones de riesgo para la salud y la seguridad de las personas en las empresas para evitar accidentes como el ocurrido hace una semana en Reciclados Lucena, S.L., en la que se produjo una explosión "debido al polvo en suspensión" que alcanzó a un joven de 27 años, Pablo Bermúdez, quien finalmente falleció el pasado viernes a causa de las quemaduras sufridas en el accidente.
 
El secretario de Salud Laboral de CCOO de Córdoba, Carlos Núñez, ha señalado durante la concentración celebrada a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en Córdoba con motivo de esta triste muerte, la sexta derivada de un accidente laboral en lo que va de año en nuestra provincia– que "la administración no puede estar a expensas de que le lleguen denuncias de los trabajadores para actuar" y menos en este tipo de empresas, en las que los riesgos laborales son altos. En este sentido, ha insistido en que "la administración tiene que hacer una inspección constante, una vigilancia constante" y más cuando se trata de una empresa en la que ya han ocurrido accidentes antes, como es el caso "porque a través de denuncias va a ser casi imposible por el miedo que tienen los trabajadores a perder el trabajo".
 
Ambas formaciones sindicales han pedido contundencia en la exigencia de responsabilidades a la empresa, que para ellos es evidente que no ha respetado la normativa en prevención de riesgos y no ha llevado a cabo el correcto mantenimiento de las instalaciones ya que si había polvo inflamable en suspensión era porque el sistema de ventilación no estaba funcionando correctamente.
 
Ambas secciones sindicales indican en el manifiesto conjunto leído ante la prensa que "una persona ha perdido la vida, no por un accidente fortuito ni por una enfermedad inesperada, sino por la desidia, el egoísmo, la avaricia y la cerrazón de un empresariado que se niega a entender que tienen en sus manos la salud y la vida de las personas que trabajan para él".
 
Según los sindicatos "Pablo no constará en las estadísticas como fallecido en accidente laboral porque su corazón latió más de 48 horas después de que una explosión que pudo ser evitada le quemara prácticamente todo el cuerpo, pero todo el mundo sabe que es una víctima más del incumplimiento de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales" y añaden que "todo hace indicar que la explosión que ha cercenado la vida a este joven trabajador se produjo a causa de un mal mantenimiento del sistema de ventilación de la fábrica, y eso es competencia de la empresa, que debe contar con todos los medios de prevención necesarios y en correcto estado de funcionamiento para evitar accidentes tan trágicos como este".
 
Además, los sindicatos indican que "no era la primera vez que se producía un accidente en esta empresa lucentina, aunque los anteriores percances no parecen haber sido suficiente aviso para hacer comprender a su dueño, que por cierto dificultó a los cuerpos de seguridad el acceso a las instalaciones tras el accidente, la importancia de cumplir la ley", para concluir pidiendo "tolerancia 0" ante la siniestralidad laboral.