Vecinos del "pabellón" de Huertas piden ayuda municipal para talar su centenaria palmera

21 de Noviembre de 2013
cb0985d38349e74176b2fad6414fb477.jpg
cb0985d38349e74176b2fad6414fb477.jpg
.
Los ya escasos vecinos del antiguo "pabellón" de la calle Huertas han solicitado al ayuntamiento de Lucena su colaboración para hacer frente a la retirada de la casi centenaria palmera que desde 1926 forma parte del paisaje urbano de esta popular calle del casco histórico lucentino, afectada por el "picudo rojo".
 
El picudo rojo, Rhynchophorus ferrugineus Olivier, es actualmente uno de los insectos más dañinos para las palmeras en el mundo, provocando por lo general, la muerte del ejemplar. Es originario de regiones tropicales del Sureste Asiático y Polinesia, y comenzó su expansión hace 25 años. En lugares como Elche ya ha destruido más de 2.800 palmeras. El protocolo de actuación consiste en la mayoría de los casos en cortar las plantas atacadas y tratar fitosanitariamente los alrededores de las mismas. 
 
Algunos de los vecinos del "pabellón", estructura de patio de vecinos creada en el primer cuarto del siglo XX en el que las pequeñas viviendas compartían aseos y disponían de un "original" lavadero formado por medias tinajas, comentan con nostalgia como fueron viendo crecer esta palmera desde que era "una maceta". Con los años la palmera se transformó en un espigado ejemplar de casi veinte metros de altura que hoy está totalmente seco e incluso amenaza con caer.
 
Los vecinos han pedido al ayuntamiento que colabore en la tala de la palmera o la realice con medios propios ante los problemas de algunas familias para hacer frente a una operación necesariamente complicada y cara, por la imposibilidad de valerse de maquinaria para llevarla a cabo debido a lo estrecho de la calle, lo que obligará a cortarla por segmentos y de forma manual. Tampoco parece posible que pueda cumplirse el sueño de los vecinos de plantar un nuevo ejemplar, toda vez que sería muy dificil –sin maquinaria– extraer las raíces de la actual.
 
Por su parte, la concejal de Medio Ambiente, Mar Morales, ha explicado que, al tratarse de un patio privado resulta difícil poder atender la petición, aunque se ha comprometido a estudiar el caso por el carácter casi público de la plazoleta y lo singular de esta estructura vecinal, que recuerda tiempos pasados y adorna viejas estampas.
 
Con la desaparición de esta palmera se perderá una imagen más de una Lucena que va desapareciendo.
.
 
 
.