Sábado 21.09.2019

La Humildad triunfa frente a la soberbia en el cartel de la Semana Santa 2015 (fotos)

 

Poner la otra mejilla
Fotos: Jesús Ruiz "Gitanito"
Fotos: Jesús Ruiz "Gitanito"
La Humildad triunfa frente a la soberbia en el cartel de la Semana Santa 2015 (fotos)
Poner la otra mejilla. Con unos ojos limpios y un corazón sencillo y arriba la espadaña de la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Carmen como testigo ubicuo. Antonio Rafael García Oliveros, periodista de Videoluc TV, se adentró en el cartel de la Semana Santa de Lucena 2015, obra eternizada por Juan Pérez Cañete. La escena muestra al Cristo de la Humildad en los primeros minutos de su estación de penitencia descendiendo por una de las cuestas más castizas de la localidad.

La Sociedad-Didáctico Musical Banda de Música de Lucena abrió –y sonorizó- un acto en el que Antonio José Bergillos Servián recibió el premio que lo distingue como vencedor del concurso Detalles de Pasión. Una imagen titulada "Sagrado Lavatorio" y en la que sobresalen la mano de Jesucristo y el pie de San Pedro se impuso a las otras 68 postulantes. Antonio Díaz Serrano, presidente de la Agrupación de Cofradías, le entregó un galardón cifrado en 200 euros.

Un vídeo bordado con latidos, emociones y rasgos de la Pasión del Señor en las calles de Lucena revolucionó las almas semanasanteras de un público que ocupó la mayor parte de los asientos del Palacio Erisana.

David Aguilera Malagón, vicario episcopal de la Campiña, y Juan Pérez Guerrero, alcalde de Lucena, flanquearon a Juan Pérez Cañete para descubrir la fotografía que pretender singularizar la Semana Santa en Lucena. "Campana a tu Humildad" logró alzarse sobre otras 38 creaciones. La gratificación económica para el ganador es de 500 euros.

La Archicofradía del Carmen, corporación que venera al Cristo de la Humildad, designó a Antonio Rafael García Oliveros para exteriorizar esas impresiones que escapan a una simple mirada. Del autor, alabó su generosidad, lo calificó de "callado" y encumbró "la sutil riqueza de matices" que manan de su cámara.

"La obra nos muestra en su rotundidad y sencillez al Hijo de Dios", sentenció el que fuera pregonero de la Semana Santa de Lucena en el año 2010. De la fidelidad a su oficio surgió una defensa de las creencias religiosas frente a la deplorable actualidad. Rechazó su degradación en base a una cuestionable "libertad de expresión" y denunció la actitud de aquellos "que vilmente las manchan de sangre".

En unos momentos de incertidumbre y desasosiego en la corporación del Martes de Santo, agradeció "la ilusión y emoción cofrade" del hermano mayor Francisco Manuel Villalba y su acierto al involucrar a un grupo de jóvenes en el proyecto. "Soñando con ser cofradía, antigua, nuestra, con su lucha en la estación de penitencia".

Desde su visión, en la captura de Juan Pérez Cañete, "la luz y el aire se unen para consolar al Señor; Cristo instituye, inmortaliza su presencia". "El cielo es la casa de Dios y observamos la adoración de la alegría", entonó un presentador que logró con su armonía conquistar la atención de los asistentes.

La ausencia de soberbia y el reino de la Humildad desembocan en un Jesús "tan parecido al hombre, frágil, débil e incierto". García Oliveros abogó por unas juntas de gobierno de las cofradías convertidas en "comunidades de servicio con fraternidad cristiana". Para concluir, regresó con su mirada a la "Lucena de otro tiempo" y consagró la actitud de Cristo en el cartel como "la entrega total por los hombres".
MANUEL GONZÁLEZ