jueves 26.05.2022

Paco Henares, manijero de Jesús Caído: "Siempre he soñado con llegar junto a mi cuadrilla a Santiago"

Paco Henares, manijero de Jesús Caído: "Siempre he soñado con llegar junto a mi cuadrilla a Santiago"
Paco Henares, manijero de Jesús Caído: "Siempre he soñado con llegar junto a mi cuadrilla a Santiago"

.

Brote de generosidad y filantropía por intercesión de Nuestro Padre Jesús Caído. Una hucha ha dignificado y ennoblecido las juntas previas a la santería del Jueves Santo. Paco Henares de la Torre (20-04-88) conoció el caso de Eloy López Sarriá, un lucentino de 4 años que padece el Síndrome de Kippel-Tremaunay (SKTW), una enfermedad que provoca malformaciones articulares, musculares y linfáticas. En cada reunión de los hombres que procesionarán a Cristo, la caja de metal se exponía en un lugar visible para que se efectuaran las donaciones. Hace unos días, el manijero visitó a Eloy y le entregó un objeto cerrado que, según escribió la madre del pequeño en su perfil de Facebook, "pesaba muchísimo" y que significó "un grandísimo granito de arena".
 
-¿Qué es lo que más le ilusiona del Jueves Santo?
Lo que más me ilusión me hace y lo que más me ha motivado para ser manijero es salir con mis amigos. Mi idea era ser manijero con unas cuantas santerías y pensé realizar mi deseo en un día grande como es el Jueves Santo.
 
-¿Por qué elegiste a Nuestro Padre Jesús Caído para ser manijero?
Este Cristo me llamó la atención desde hace bastantes años. En el año 2000 se cambió el trono y lo veía desde la calle. Como conocía a gente de la junta de gobierno de la hermandad, pues me decidí a ser manijero del Caído.
 
-¿Qué santería de este Cristo de los últimos años es tu referente?
Sinceramente, desde el año en que se estrenó un nuevo trono, hay una santería que he visto muchas veces e incluso he hablado con su manijero, Paco Vargas. Me refiero a la del año 2009 y estoy siguiendo su ejemplo. Les he puesto vídeos de esa procesión a mis santeros. No sé la dificultad del Caído. En todo caso, yo se lo he dicho muchas veces a mis santeros. Si la cuadrilla del año 2009 le hizo una buena santería, nosotros no somos menos. Queremos demostrarle al pueblo que se le puede hacer una buena santería al Caído.
 
-¿Qué ha considerado prioritario al confeccionar su cuadrilla?
La base de mi cuadrilla son mis amigos. Fueron los que avié en primer lugar. Después he conocido también santeros en los últimos años, me he fijado mucho en las juntas, en su comportamiento y en el saber estar. Y si me ha convencido, yo me he presentado en su casa. También tengo la suerte de guiarme por mi contraesquina, mi tío Pedro Henares, pero he hecho la cuadrilla yo solo y con mucha ilusión. Para otorgar los sitios, no he tenido complicación. Mis tres esquineros son muy buenos amigos y he puesto toda mi confianza en ellos. No obstante, yo dije en la junta sitios que no ha tenido nada que ver la amistad con la santería. He tenido que dejar a muchos amigos míos fuera.
 
-¿Cómo se imagina el Jueves Santo de este año 2014?
Me imagino un día muy bueno y espero que el tiempo nos respete. Llevo muchos años detrás de este timbre y siempre he soñado llegar a Santiago con mi cuadrilla y que lo vivan mi cuadrilla y mis amigos. El punto del recorrido que más me ilusiona y que me produce más tensión es la salida. El Llanete estará impaciente a las 20:30 horas. Otro lugar que también vamos a disfrutarla es la calle Flores.
 
"Quizás, a veces, debería haber más respeto a los pasos en la calle"
-¿Por qué se planteó ser manijero?
Cuando me estrene en el año 2006, empecé a compartir ratos de santería con mis amigos y por esos momentos soy ahora manijero de Nuestro Padre Jesús Caído. Este Cristo siempre me ha gustado y es el momento justo para ser su manijero.
 
-¿Las exigencias económicas de las cofradías a los manijeros son desmesuradas?
El que es manijero debe ser consciente de todo lo que conlleva. Yo pienso que no son exageradas las exigencias económicas.
 
-¿En qué situación se encuentra la santería?
En una situación buena, lo que pasa es que las cofradías deberían entender como está todo. En el caso del Caído, la verdad es que desde primera hora en la que recibí la carta, me explicaron en lo que debía colaborar y no ha habido novedad. Sin embargo, hay cofradías y cofradías. Yo estoy apoyando a la cofradía incluso antes de entregar la carta solicitando la manijería.
 
-¿Cómo debe ser una junta? ¿Existe actualmente demasiado protocolo?
Yo soy de esos manijeros que cada junta tienes sus momentos. Me gusta llegar a las 15:00 horas, hablar de santería y en el momento del perol, que se relacionen los santeros. Cuando se va de junta, hay que conocer al manijero, estar con los santeros y, aparte de cantar, lo que voy a es entablar amistades. No soy de esos manijeros de tener siempre a los santeros sentados, hay que disfrutar con los amigos. Siempre hay que respetar al manijero, pero hay que dar un poquito de libertad.
 
-Indique, en su opinión, lo mejor y aquello mejorable de la santería.
Yo lo veo todo muy bien. Quizás, a veces, debería haber más respeto a los pasos en la calle. Por lo demás, no observo ningún problema. En cuanto a lo mejor de la santería, destacaría las amistades que te llevas de cada santería. Quien hace grande a un manijero es su cuadrilla.
 
-¿La santería ha de renovarse o recuperar enseñanzas y costumbres del pasado?
La santería está cambiando como lo hace todo. El nivel es bueno y opino que debe ir adaptándose a los tiempos presentes. Por ejemplo, hay manijeros que mantienen la costumbre de ir a aviar a los santeros con una copa de vino. Son tradiciones antiguas que algunos respetan.
MANUEL GONZÁLEZ

.

a patrocinio ss1