Miércoles 20.03.2019
Lucena Hoy

TERCERA DIVISIÓN

El Ciudad de Lucena vuelve a dejarse dos puntos en el descuento y no pasa del empate ante Los Barrios (2-2)

El conjunto celeste se puso hasta dos veces por delante (Quique Roldán 6´y 87´) pero los visitantes se hicieron con el control del encuentro y lograron sacar un valioso empate tras una cesión de Sillero (Bonaque 33´y Javi Forján 93´).

Los jugadores del Ciudad de Lucena celebran el primer gol del partido
Los jugadores del Ciudad de Lucena celebran el primer gol del partido
El Ciudad de Lucena vuelve a dejarse dos puntos en el descuento y no pasa del empate ante Los Barrios (2-2)

El fútbol regresó al Estadio Ciudad de Lucena en una tarde soleada con buena temperatura. El público local, más escaso que en partidos precedentes, presenció por primera vez a su equipo este nuevo año tras las dos derrotas consecutivas en la provincia gaditana, una contra el filial de la capital y otra frente al Xerez C.D., donde Diego Caro fue expulsado y sancionado con dos partidos.

Desde la grada vio como su plantilla se adelantaba en el marcador a los cinco minutos de juego. Emprendió la travesía por el centro Mario, quien descargó a un León escorado en la frontal del área. El lateral filtró un pase horizontal a Quique Roldán para que este rematara a placer. La tranquilidad y la calma se apoderaron de un Ciudad que ni fluyó en el movimiento de balón ni aprovechó las pocas ocasiones de las que dispuso.

Lo que se avecinaba como una tarde apacible se torció inesperadamente con una jugada fortuita a la salida de un corner. Los problemas en la salida del balón provocaron dudas en la zaga local, lo que originó varios despejes fallidos a lo largo del partido. En uno de estos, el balón salió disparado del travesaño tras un cabezazo del portentoso Mario y cayó en las botas de Alan, cuyo centrochut golpeó ligeramente en Bonaque para acabar en la portería lucentina.

Tras el descanso y con el paso de los minutos la situación no varió. Sin interrupciones pero sin sobresaltos en ambas porterías. El equipo de Los Barrios mantuvo el control e imposibilitó las expediciones lucentinas. Su delantero, Quique Roldán, se comportó como un naufrago en una isla desierta. Recibía balones de espaldas y lejos de su zona de confort, el área rival.

Pero su bota está adornada con una varita. Cuando el empate se veía como la única solución, entró en el área cuando todos salían y bajó un balón llovido por Carmona. Se lo orientó a su pierna buena y sin necesidad de sacar a relucir su mejor disparo batió a Zamora. El desenfreno y júbilo asaltaron a la grada local, apagada durante todo el encuentro.

El exceso de entusiasmo antes de tiempo pasó factura. Cuando solo quedaba el añadido, una cesión dudosa provocó el empate. La zaga local despejó el cuero hacia atrás y Sillero ante la presión visitante agarró el balón. Forján, máximo artillero de la entidad barreña, fue el encargado de lanzar la falta con un impacto a la derecha de una barrera que parecía mal colocada.

La pérdida de dos puntos en los instantes finales del partido fue mal acogida por el público, que ve como el equipo no acaba de despegar esta temporada. Finalmente no se pudo repetir la victoria acontecida en la primera vuelta ante un equipo que continúa peleando en los puestos de ascenso. El Ciudad de Lucena, por su parte, continúa en su montaña rusa de resultados, todavía con un colchón de cuatro puntos respecto a la zona peligrosa que marca el descenso.

Comentarios