Jueves 02.04.2020

INDICA QUE LA WEB SE ESTÁ ACTUALIZANDO Y ESTARÁ OPERATIVA EN UNOS DÍAS, CON UN NUEVO DOMINIO

Antonio Cañete, presidente de la DOP "Aceites de Lucena", achaca a la "falta de información" las críticas de Vicente Dalda

Respecto a la existencia de aceites embotellados con el sello de la D.O.P., el presidente del consejo regulador indicó que la denominación "ni embotella ni comercializa producto", correspondiendo esa función a las almazaras y cooperativas adheridas a la misma.

Antonio Cañete, prsidente de la D.O.P. "Aceites de Lucena"
Antonio Cañete, prsidente de la D.O.P. "Aceites de Lucena"
Antonio Cañete, presidente de la DOP "Aceites de Lucena", achaca a la "falta de información" las críticas de Vicente Dalda

El presidente de la D.O.P. Aceites de Lucena, Antonio Cañete, ha achacado a la “falta de información” las acusaciones realizadas ayer por Vicente Dalda, portavoz de la formación política “Entre [email protected] sí se puede Lucena”, sobre el funcionamiento y las actuaciones promocionales desarrolladas por esta organización, para la que pidió la retirada de fondos municipales de cara al próximo ejercicio.

Antonio Cañete, que preside el consejo regulador desde hace poco más de un año, indicó que todas las facturas entregadas como justificación de la subvención recibida han sido debidamente fiscalizadas y comprobadas por los servicios de intervención municipal, lo que a su juicio supone una garantía de que el dinero recibido se ha dedicado a los fines previstos.

Respecto a la existencia de aceites embotellados con el sello de la D.O.P., el presidente del consejo regulador indicó que la denominación "ni embotella ni comercializa producto", correspondiendo esa función a las almazaras y cooperativas adheridas a la misma, que lo hacen en función de sus circunstancias de producción y de las características de sus aceites en cada campaña.

Antonio Cañete recordó que hasta la campaña 2013-14 no se obtuvo la autorización de la Unión Europea para embotellar aceite, y cuando se comunicó la campaña estaba muy avanzada. Pese a ello, la Cooperativa Virgen de Araceli sacó al mercado a través de la cooperativa de segundo grado en la que está integrada, DCOOP, un total de 80.000 botellas de 250 c.l. que fueron vendidas de forma inmediata e incluso obtuvieron premios internacionales. También se embotelló aceite certificado en las cooperativas de Aguilar de la Frontera y Montilla.

En la pasada campaña, la cosecha fue muy escasa y en Lucena solo embotelló producción certificada por la D.O.P. Aceites Fuente Grande, donde aún hoy puede adquirirse si se desea. La cooperativa Virgen de Araceli reservó 50.000 litros, pero finalmente no obtuvieron el visto bueno del Consejo Regulador.

También se ha referido el presidente de la D.O.P. a la polémica sobre la web del consejo regulador. Cañete ha indicado a este respecto que la web está siendo actualizada "porque incluía información desfasada tanto sobre la composición del consejo como sobre las entidades integradas en la misma" y volverá a estar en funcionamiento en pocos días, aunque lo hará desde un nuevo dominio, dado que el anterior no fue renovado por causas ajenas a la D.O.P. y achacables a la empresa que lo ha venido gestionando.

El presidente de la D.O.P. también ha señalado que es “radicalmente falso” que los parámetros impuestos por la consejo regulador para certificar los aceites que pueden llevar este marchamo de calidad sean bajos. “Ha ocurrido justamente lo contrario, no todos los aceites de oliva virgen extra disponen de las características y trazabilidad del producto exigidas ni todas las almazaras pueden superar los duros controles a que son sometidas las instalaciones en las que se producen, de ahí que algunas no estén con nosotros. La calidad –indico Cañete– es irrenunciable y signo distintivo de cualquier aceite que lleve en sello de la D.O.P. Aceites de Lucena en su botella”.

Por último, respecto al tema de la guardería del olivar, Antonio Cañete ha señalado a este medio que “los 12.000 euros que el ayuntamiento destina al olivar lucentino se gastan en incentivos a los guardas rurales y de cotos y a combustible para la vigilancia que realizan, como puede comprobarse si se estudian las facturas presentadas, mientras que la guardería privada se paga exclusivamente con fondos de los olivareros asociados a las dos cooperativas de Lucena, seleccionándose la empresa que ejecuta estos servicios atendiendo al mejor presupuesto presentado".

Comentarios