domingo 26.06.2022

La aduana no se cierra y por primera vez arrojó beneficios en 2011

La aduana no se cierra y por primera vez arrojó beneficios en 2011
La aduana no se cierra y por primera vez arrojó beneficios en 2011
.
El depósito aduanero de Lucena, creado por el ayuntamiento de Lucena a través de su Agencia de Innovación, AGIL, cerró el pasado año con unos beneficios superiores a los 6.000 euros. Una cantidad exigua, pero que por primera vez desde su creación pone números verdes en el balance final de este organismo, según ha explicado el concejal delegado de Innovación y Desarrollo Económico, Manuel Lara Cantizani.

El pasado año, el depósito aduanero cerró una alianza estratégica con la firma Aduserco. El acuerdo, firmado por un periodo de diez años, supuso en abril del pasado año el traslado de las instalaciones del depósito aduanero lucentino a las instalaciones de Loserco (Logística y Servicios de Córdoba S.L.), en el parque empresarial Príncipe Felipe.

El concejal de Innovación, Manuel Lara, desmintió ayer categóricamente los rumores sobre un posible cierre de la aduana y señaló que los buenos resultados del pasado ejercicio y las grandes expectativas que se abren para esta infraestructura logística han llevado a AGIL a solicitar al ayuntamiento un incremento de 20.000 euros del aval depositado para el funcionamiento de la aduana lucentina, que actualmente asciende a 180.000 euros. Según Lara, este incremento permitirá la apertura de un despacho en Málaga, que funcionará como subsede de las instalaciones de Lucena.

La aduana de Lucena es pionera en Andalucía, donde sólo existen algunos depósitos de carácter privado vinculados a sectores productivos muy concretos y los públicos de capitales como Málaga o Sevilla, ha visto así multiplicado su potencial de negocio gracias a unas instalaciones mucho más amplias, con 5.000 metros cuadrados de parcela, 2.000 metros cuadrados de  zona de carga y descarga y depósito de mercancías. Además el convenio pone a disposición del depósito aduanero casi una veintena de empleados, entre personal de oficina, carretilleros y conductores, una importante flota de vehículos y un servicio más personalizado a las empresas andaluzas que deseen utilizar el depósito para sus operaciones de importación y exportación de materias primas y fabricados.

El depósito aduanero pretende favorecer la internacionalización de las empresas, obteniendo importantes ventajas económicas y fiscales y mejorará su competitividad, destacando el ahorro de tiempo en la entrega de las mercancías, la facilidad que supone a la hora de tramitar documentación, o la posibilidad de generar stocks de seguridad que permitan mover sólo parte de las mercancías y el resto dejarlas en depósito.

Con anterioridad, AGIL mantuvo la actividad de la aduana a través de un acuerdo con la firma norteamericana UTI SLI, con el que se puso en marcha el proyecto de la aduana lucentina como espacio habilitado por la Agencia Tributaria para realizar operaciones de almacén de depósito temporal (ADT), otro para mercancía destinada a la exportación sujeta a control de la Aduana (LAME), depósito aduanero y depósito distinto del aduanero, sin embargo, los malos resultados económicos de la operación llevaron a UTI SLI a romper su compromiso y levantaron las críticas de la oposición, levantando serias dudas sobre la necesidad y el funcionamiento de este servicio que ahora empiezan a despejarse, a juzgar por lo indicado el concejal de Innovación.
.
.

Comentarios