Jueves 22.08.2019

COMERCIO

El Centro Comercial Abierto exige al Ayuntamiento que tome una decisión sobre la legalidad del "mercadillo de los domingos"

Toman como base un informe de la Secretaría de Estado de Comercio que indica que "la actividad de venta sobre suelo de titularidad privada, no puede considerarse venta ambulante" y aseguran que el mercadillo dominical perjudica al comercio local.

El Centro Comercial Abierto exige al Ayuntamiento que tome una decisión sobre la legalidad del "mercadillo de los domingos"

Un informe del pasado 7 de mayo, emitido por la Secretaría de Estado de Comercio indica que "el ejercicio de la actividad de venta sobre un suelo de titularidad privada, no pública, no puede tener la consideración de venta ambulante y, por tanto, a esa actividad no puede resultarle de aplicación el régimen jurídico de la venta ambulante" cuya característica esencial reside en el hecho de que "debe realizarse en lugares públicos o vías públicas".

El informe es respuesta a una solicitud de información realizada a este órgano dependiente del Ministerio de Economía por el equipo de gobierno, de cara a determinar la legalidad de la autorización con la que cuenta desde su creación el mercadillo que se celebra cada domingo en el Parque Comercial de Los Polvillares, al que acuden cada semana miles de personas desde distintos puntos de la comarca. El ayuntamiento también remitió una petición similar a la administración andaluza, que tiene competencias en la materia, aunque en este caso, el informe no es concluyente, al declararse la Junta no competente para arbitrar en este asunto.

Al hilo de este informe, el presidente del Centro Comercial Abierto de Lucena "Eliosanna", Antonio Rabasco, ha exigido hoy al equipo de gobierno y el resto de la corporación municipal que "de una vez por todas", tomen una "postura definitiva" sobre la "legalidad o no del mercadillo privado que se instala cada domingo en el parque empresarial de Los Polvillares.

Rabasco ha manifestado que "como ocurriría con cualquier otro negocio, queremos tener la certeza de que se trata de una actividad totalmente legal". El presidente del centro comercial abierto indicaba que "durante estos cuatro o cinco años había algunas dudas, aunque con el último escrito recibido por el ayuntamiento la cosa queda más clara".

Antonio Rabasco ha señalado que "aunque hay sectores a los que no les afecta, son muchísimos los comerciantes que se están viendo afectados negativamente por el mercadillo de los domingos y están en contra de que se celebre". El presidente de la plataforma comercial del centro de Lucena añadió que "durante los últimos años hemos detectado un descenso muy importante de la asistencia de público procedente de pueblos de comarca que para nosotros es muy importante". Según Rabasco "buena parte de los comerciantes de Lucena, no solo del CCA, se están viendo afectados negativamente por la existencia del mercadillo de los domingos, por lo que entendemos que, si no es legal no debe abrir, y si lo es deberían dictarse medidas desde el ayuntamiento, porque perjudica a la mayoría del comercio local y está haciendo un gran daño".

Rabasco no ha querido entrar a valorar el informe de la Secretaría de Estado de Comercio: "no somos abogados, pero exigimos al ayuntamiento que se defina. La Junta delega en el ayuntamiento y falta una regulación especifíca, pero hay una norma superior que parece indicar que no es legal, aunque no nos corresponde a nosotros interpretar la ley".

Además, el presidente de Eliossana indicó que "la extraña situación desde el punto de vista legal, está dando lugar a enfrentamientos entre personas y situaciones dolorosas, tanto entre los comerciantes como entre los vendedores del mercadillo", por lo que pidió al equipo de gobierno "que no siga con esta ambigüedad que nos perjudica a todos".

Rabasco ha querido dejar claro que "los propietarios del mercadillo nos merecen el máximo respeto, son empresarios que se buscan la vida, hay que apoyarlos, han montado un negocio y llegan hasta donde la administración les ha permitido", pero consideran que su actividad perjudica a la mayoría.