martes 09.08.2022

EL PROYECTO HA SIDO REDACTADO POR EL ARQUITECTO LUCENTINO JOSÉ ANTONIO ALBA DORADO

AMARA invertirá 1,6 millones de euros en su traslado a Los Santos y espera completar la operación en dos años

Desde la dirección de Amara se considera una actuación imprescindible, impuesta por la falta de espacio actual, la imposibilidad de crecimiento y el bienestar de los usuarios, que en Los Santos dispondrán de un entorno unificado y amplias instalaciones deportivas y de uso social.

AMARA1
Responsables de AMARA, junto a José Antonio Alba, presentaron ayer el proyecto
AMARA invertirá 1,6 millones de euros en su traslado a Los Santos y espera completar la operación en dos años

Dos años es el plazo que se marca la asociación AMARA para trasladar la totalidad de sus instalaciones al complejo educativo de Los Santos. Será un proceso complicado. Por el camino, los responsables de este colectivo social habrán de conseguir los 1,6 millones de euros en los que están valorados las obras de acondicionamiento de los edificios cedidos por el Ayuntamiento y la construcción de nuevos módulos. No obstante, desde la dirección de Amara se considera una actuación imprescindible, impuesta por la falta de espacio actual, –la residencia se encuentra al 100% de su capacidad y el centro al 95%– la imposibilidad de crecimiento y el bienestar de los usuarios, que en Los Santos dispondrán de un entorno unificado y amplias instalaciones deportivas y de uso social. En estas instalaciones AMARA instalará la totalidad de los servicios que actualmente tiene en la calle Cervantes: el Centro de Educación Especial, unidad de estancia diurna y la Residencia de discapacitados psíquicos adultos, y el centro especial de empleo para una veintena de trabajadores que ya se encuentra junto al complejo de Los Santos.

Así lo expuso ayer el presidente de AMARA, Francisco Beato, que comparecía en rueda de prensa junto al vicepresidente, Francisco Carrera, el gerente, Francisco Bergillos, y el arquitecto lucentino José Antonio Alba Dorado, que de forma desinteresada se ha hecho cargo del proyecto.

Alba explicó los pormenores de la actuación, que permitirá triplicar la actual capacidad de la residencia de discapacitados adultos, llegando al centenar de residentes. Tres son los elementos que centran el proyecto. De una parte, la transformación de los módulo Abril, Mayo y Junio en residencia, que se realizará en dos fases, interviniendo primero en dos de los módulos y posteriormente en el tercero. De otro lado se construirá un nuevo edificio en las traseras de estos módulos, que albergará fundamentalmente el comedor, con capacidad para el conjunto de la comunidad de AMARA, unas 150 plazas, y las cocinas. El proyecto se completa con la adecuación del edificio que ocupó la Fundación Andaluza de Formación y Empleo (FAFE), actualmente en desuso. De este inmueble, con planta de cruz, al que se fueron añadiendo varias naves para su uso como talleres, solo se conservará el edificio original, siendo demolido el resto por no presentar las condiciones exigibles por normativa a un centro para personas con discapacidad. Posteriormente, igualmente por fases, se construirán nuevas aulas, configurando el nuevo centro especial de formación.

Una vez ocupado al cien por cien de su capacidad, el centro contará con un máximo de 100 residentes en la zona de residencia de adultos, que serán atendidos por 37 trabajadores. El centro ocupacional está estudiado para 145 plazas –la mayor parte de ellas ocupadas por residentes– y contaría con un total de 29 empleados. De otra parte, la unidad de estancia diurna está estudiada para 30 plazas, cubiertas en gran parte por residentes, con un total de 11 empleados, y el centro especial de empleo mantendrá una veintena de puestos de trabajo, junto al profesorado.

FINANCIACIÓN

El presidente de AMARA, Francisco Beato, indicó que la asociación pondrá en venta o alquiler uno de los edificios que ocupa en la calle Cervantes, de su propiedad, indicando que presenta unas condiciones idóneas para la ubicación en el mismo de un centro educativo privado o incluso un geriátrico. El otro edificio, la actual residencia, patios y club social, aunque muy transformado por AMARA, pertenece al convento de RRPP Franciscanos, y su alquiler ha sido sufragado siempre por el Ayuntamiento de Lucena.

Además de la posible venta o alquiler de edificios, AMARA solicitará ayudas a las Consejerías con las que trabaja desde sus distintos centros, espera tener una ayuda del consistorio lucentino y obtendrá el resto del dinero mediante fondos propios y colaboraciones de socios protectores.

INICIO DE OBRAS

Si el escollo de la financiación puede salvarse, el arquitecto José Antonio Alba, considera que en un plazo de unos seis meses podrían iniciarse las obras, que, de no haber interrupciones, podrían completarse en doce meses. No obstante, Francisco Beato indicó que "nos daríamos por satisfechos si podemos conseguir fondos durante los próximos doce meses y edificar en el año siguiente, para que en un plazo máximo de dos años estemos en Los Santos".

Beato también quiso tranquilizar a los familiares de los usuarios de AMARA sobre la ubicación del centro fuera del casco urbano, indicando que, a la red de microbuses de los que dispone actualmente la asociación para garantizar el transporte de los internos y trabajadores, se sumarán convenios con el bus urbano para los familiares.