sábado 28.05.2022

MANTENIMIENTO

El ayuntamiento limpia, desinfecta y cierra la parcela municipal de Calzadilla del Valle en la que algunos vecinos detectaron pulgas tras su uso habitual como "pipi-can"

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 15.37.59
Un operario municipal desinfecta el terreno de la parcela municipal de la calle Calzadilla del Valle
El ayuntamiento limpia, desinfecta y cierra la parcela municipal de Calzadilla del Valle en la que algunos vecinos detectaron pulgas tras su uso habitual como "pipi-can"

El ayuntamiento de Lucena ha procedido esta mañana a la limpieza y desifección de la parcela municipal situada en la Calzadilla del Valle en la que varios vecinos habían denunciado la existencia de pulgas y el uso irregular de la misma como "pipi-can" por parte de propietarios de perros de la zona.

Según ha explicado a este periódico el concejal de Obras y Mantenimiento, José Cantizani, "la parcela es de titularidad municipal, está rayada como es preceptivo y si la puerta estaba abierta es porque alguien habrá roto el candado". El edil socialista indicó que "ayer mismo se dio orden de proceder a su limpieza y posterior cierre", trabajos que se han desarrollado durante la mañana de este martes, colocándose en la misma un nuevo candado.

José Cantizani ha señalado que la parcela no puede ser utilizada como espacio para que los perros hagan sus necesidades y ha recordado a los propietarios de estos animales de compañía la obligación de retirar los excrementos de la vía pública, como indica la ordenanza municipal vigente y a los vecinos la posibilidad de comunicar cualquier incidencia de este tipo o falta de mantenimiento a través de la App y la web municipal o por teléfono al ayuntamiento de Lucena.

Como indicó ayer LucenaHoy, varios vecinos habían denunciado el uso habitual de esta parcela municipal como "pipi-can" por personas con perros de la zona, lo que hace que, periódicamente se acumulen en el mismo gran cantidad de excrementos caninos y que se hayan producido varios casos de vecinos con picaduras de pulgas y otros insectos. 

Los denunciantes de esta situación pedían la desinfección inmediata del solar, máxime teniendo en cuenta el paso diario de niños pequeños por sus inmediaciones, dado su cercanía a una guardería, así como el cierre del mismo para evitar su uso indiscriminado como punto para que los animales puedan hacer sus necesidades. Todas estas peticiones han sido satisfechas hoy.