lunes 02.08.2021
Lucena Hoy

TRÁFICO

Moreno Víbora supedita a la finalización de la pandemia el inicio del periodo de información previo a la entrada en funcionamiento de las cámaras para el control de acceso de vehículos a zonas restringidas al tráfico

En alguna de estas zonas restringidas, como la estrecha calle Ballesteros, la existencia de una señal de prohibición de acceso es obviada diariamente por decenas de vehículos, poniendo en peligro la integridad física de quienes pasean por la calle con la tranquilidad de hacerlo por una vía semipeatonal
calle ballesteros cámaras lucenahoy
Tráfico en la calle Ballesteros. Archivo LucenaHoy
Moreno Víbora supedita a la finalización de la pandemia el inicio del periodo de información previo a la entrada en funcionamiento de las cámaras para el control de acceso de vehículos a zonas restringidas al tráfico

El equipo de gobierno aún no maneja una fecha concreta para la entrada en funcionamiento del conjunto de cámaras integradas en el sistema de reconocimiento automático de matrículas para el control de acceso con vehículos a zonas restringidas al tráfico como las calles Ballesteros, Canalejas, El Peso o Plaza Alta y Baja.

Las cámaras, que permiten detectar a los aquellos vehículos que hacen caso omiso de las indicaciones de tráfico y sancionar a los mismos, evitando la impunidad con la que en muchos casos actúan los conductores en calles como Ballesteros, poniendo en peligro la integridad de los peatones, fueron instaladas en mayo de 2018, hace más de tres años, tras una inversión de 49.726 euros.

Finalizada la instalación, el ayuntamiento anunció el envío de cartas a todos los vecinos para informarles de la necesidad de obtener las correspondientes autorizaciones de acceso a la misma con carácter previo a la entrada en funcionamiento de las cámaras. Más tarde, se argumentó la necesidad de proceder a la redacción de una ordenanza específica, que no se culminó hasta febrero de 2020. El actual edil de Seguridad Ciudadana, José Pedro Moreno, explicó entonces que el Ayuntamiento pondría en marcha durante seis meses una campaña de información dirigida a los vecinos de las calles afectadas, titulares de aparcamiento, entidades o sectores profesionales, para que pudiesen solicitar las autorizaciones pertinentes para la circulación con sus vehículos, aludiendo incluso a la instalación de una oficina de información en el propio Ayuntamiento; así como dos meses adicionales de prueba, anunciando la entrada en vigor de la ordenanza para el pasado otoño.

CAMARAS BALLESTEROS

Cámaras instaladas en la calle Ballesteros, sin uso desde su instalación en 2028

Sin embargo, en septiembre del pasado año, el pleno aprobaba una modificación de la ordenanza, por la que dejaba en suspenso la entrada en funcionamiento de la misma y el encendido de las cámaras, entendiendo que, en plena situación de pandemia no era "el mejor momento para la apertura del plazo de presentación de solicitudes y documentación, dada de la aglomeración que pudiera suponer en el registro físico municipal", evitando fijar una fecha para retomar el proyecto, condicionado a la declaración de la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID- 19 por el Gobierno de la Nación.

Pese a que el estado de alarma al que se aludía en septiembre concluyó hace semanas, este viernes, el concejal de Seguridad Ciudadana apuntaba a retomar el proyecto "una vez que termine la situación de pandemia", indicando que poner en marcha el proceso podría generar "un colapso" en los servicios de atención al ciudadano y aglomeraciones no deseadas en una situación como la actual. No obstante, Moreno Víbora reiteró que la instalación de las cámaras será una realidad. 

Cabe recordar que el proyecto establece cinco áreas de prioridad peatonal y acceso restringido:

Área 1: Ballesteros (viéndose afectadas las calles Ballesteros, Hidalgo, Lademora, Gonzalo Baena y Almazán)

Área 2: Plaza Alta y Baja (afectando a las calles Plaza Alta y Baja, Veracruz, Juan Rico, Las Tiendas, San Francisco -entre las calles las Tiendas y Quintana-, Huertas, General Chavarre y Juan Palma García).

Área 3: Barahona de Soto (viéndose afectadas también la calle Barahona de Soto  y las plazas San Miguel y Nueva),

Área 4: El Peso (afecta al tramo inicial hasta calle del Agua)

Área 5: Calle Canalejas.

En alguna de ellas, como la estrecha calle Ballesteros, la existencia de una señal de prohibición de acceso en su tramo entre Álamos y Ancha es obviada diariamente por decenas de vehículos, poniendo en peligro la integridad física de quienes pasean por la calle con la tranquilidad de hacerlo por una vía peatonal, con tráfico restringido al bus urbano y el acceso a cocheras y generando controversias entre peatones y conductores.