sábado 08.10.2022

Arte para intentar salvar la encina milenaria, monumento natural

Arte para intentar salvar la encina milenaria, monumento natural
Arte para intentar salvar la encina milenaria, monumento natural
.
Con la intención de llamar la atención sobre la situación de deterioro que sufre la Encina Milenaria, declarada monumento natural por la Consejería de Medio Ambiente, el artista visual Javier Flores realizaba recientemente una intervención en la misma, a la que pertenece la foto que ilustra esta información. Según nota de prensa remitida a LucenaHoy por el colectivo Weekend Proms, la encina padece una impresionante fractura de unos tres metros de longitud en una de sus ramas principales, así como una enfermedad en las hojas que ha provocado la fuerte caída de las mismas. Todo ello ha sido puesto en conocimiento de las autoridades medioambientales por parte de algunos colectivos locales, sin que hasta la fecha haya habido una respuesta o actuación de las mismas.

La intervención pretende, más allá de lo artístico, dar a conocer el pésimo estado de salud de este verdadero prodigio de la naturaleza, uno de los símbolos principales de las Sierras Subbéticas exigiendo la atención que este árbol único y excepcional requiere por parte de los técnicos de medio ambiente, reclamando se diagnostiquen los deterioros producidos y se acometan labores para sanarla.
.
sos encina2
.

En su intervención, Javier Flores utilizó como material gráfico la gran cantidad de hojas secas que se han desprendido del árbol como consecuencia de su enfermedad, y como soporte el propio suelo bajo el árbol. Auxiliado exclusivamente de un rastrillo y sus manos, fue acumulando durante el transcurso de una hora, varios cientos de kilos de hojarasca que formaban las tres letras S.O.S de manera que el hueco de la letra O rodeara el tronco de la Encina.

Se trata de una intervención visual efímera, que no altera ninguno de los elementos naturales del entorno, de manera totalmente reversible. Con el transcurso del tiempo, las letras se han ido desdibujando por la acción del viento y la lluvia, así como por la caída de más hoja, hasta desaparecer reintegrándose en la apariencia habitual del entorno.

Por su parte el lucentino Juan Cantizzani elaboró una pieza sonora con registros de campo, empleando simultaneamente varios micrófonos aéreos y de contacto, registrando diversos planos sonoros generados por la intervención y los eventos del entorno. Muestras procedentes de la actividad interna del árbol en sus ramas, raíces y grietas, rasgado del rastrillo sobre el suelo, disparos de cazadores, aves, insectos… además de la incorporación de varios comentarios del autor de la intervención Javier Flores.

De este modo, la pieza pretende trasladar y extender la dimensión visual de la intervención mediante los diversos planos y eventos acústicos registrados.
.
.
.