domingo 26.06.2022

Colaboración: Maricruz Garrido, poeta del sur, por Manuel Guerrero

Deca Ortega y Gasset aquello de Yo soy yo y mis circunstancias
Colaboración: Maricruz Garrido, poeta del sur, por Manuel Guerrero
Colaboración: Maricruz Garrido, poeta del sur, por Manuel Guerrero
Decía Ortega y Gasset aquello de «Yo soy yo y mis circunstancias». Esto interpretado en el otro, en alguien distinto al yo, evidencia la necesidad de las circunstancias para caracterizar a la persona. Las de la poeta Maricruz Garrido Linares son excepcionales, si atendemos a su trayectoria cultural y literaria, entre las que destaca como directora del Aula de Literatura de Priego de Córdoba y el Premio Mujerarte 1999 y 2005. En esta misma línea, es autora de distintos poemarios, como El ser de las cosas, Cántico a través de la ausencia y, de manera muy destacada, Perfil de poetas y escritores, que apareció el año pasado. Este Perfil de poetas y escritores, que se presentará el próximo 7 de noviembre en Lucena, es un homenaje de una lectora a sus lecturas mediante la escritura. Es decir, dedica versos a sus autores imprescindibles: García Lorca, Pepe Hierro, Antonio Machado, Emily Dickinson o Miguel Hernández, entre otros. Siempre que tengo ocasión comento el acierto en la intensidad lírica y en la construcción de la imagen poética en la afinidad de los versos del citado poeta de Orihuela, al que dedica estas palabras:
 
Tus Nanas, tus heridas, tus verdades
se entrelazaron mudas en mi pecho.
Desperté de ser niña.
Nunca entendí por qué
hay dolores profundos que no matan.
 
Pero Perfil de poetas y escritores va más allá, en el momento en el que la autora escribe poemas a autores que aún alientan el mundo poético con su palabra viva: Antonio Carvajal, Joaquín Pérez Azaústre, Sacramento Rodríguez, Luis Ángel Ruiz, José Puerto o María Antonia Gutiérrez Huete, entre otros. Con ánimo de repetirme, alguna vez he comentado que las palabras que Maricruz dedica a Sacramento parecen escritas para ella misma, pues, como ya hemos referido, es un motor de la cultura en el sur de Córdoba y, en concreto, en Priego:
 
Pues tu voz de poeta se amamanta
de la tierra que habitas y enardeces.
 
Marícruz también ha escrito narrativa: Enigma de café, El enigma de Hermes doble y El laurel de la reina. En este último nos cuenta la leyenda de Isabel la Católica, quien rezó a San Luis de Francia en un huerto de laureles de La Zubia, a las afueras de Granada, para salvarse de una escaramuza de las tropas de Boabdil. Así, en El laurel de la reina conjuga acertadamente lo histórico con lo literario, pues la autora consigue unir el eco del estilo grandilocuente de la época que recrea con intensos pasajes llenos de lirismo. Dejo estas líneas de esta obra, con la esperanza de que atraigan a quienes lean este artículo a escucharla el próximo 7 de noviembre en el Círculo Lucentino:
 
En el callado y blanco pueblo de La Zubia todavía se encuentra El Laurel, donde la Reina una mañana nítida de agosto, se cobijó y oró, y una leve brisa mueve hoy los árboles del paraje testigo de estos hechos.
 

Manuel Guerrero Cabrera