viernes 01.07.2022

El ayuntamiento espera adquirir los terrenos de Morana antes de que acabe el año

 
El Ayuntamiento de Lucena podra cerrar antes de que acabe el ao la adquisicin de los terrenos del yacimiento arqueolgico de Morana, declarado Bien de Inters Cultural y en el que se han constatado restos de una ciudad ibero-romana con presencia desde Bronce final, en el siglo VIII (a
El ayuntamiento espera adquirir los terrenos de Morana antes de que acabe el año
El ayuntamiento espera adquirir los terrenos de Morana antes de que acabe el año
 
El Ayuntamiento de Lucena podría cerrar antes de que acabe el año la adquisición de los terrenos del yacimiento arqueológico de Morana, declarado Bien de Interés Cultural y en el que se han constatado restos de una ciudad ibero-romana con presencia desde Bronce final, en el siglo VIII (a.C.), hasta la época árabe.
 
Según ha explicado a LucenaHoy el alcalde de Lucena, Juan Pérez, la pasada semana se llevó a cabo una reunión con el principal propietario de los terrenos en los que se ubica el yacimiento y el resultado de la misma ha sido “esperanzador”.
 
El regidor lucentino indicó que en el transcurso de la cita se ha trasladado al propietario una valoración inicial de los suelos, que se sitúa en torno a los 20.000 euros, dado el nulo valor agrario del terreno, cantidad que la propiedad considera insuficiente, por lo que se ha acordado realizar una nueva tasación por parte de un ingeniero agrónomo independiente y tener en cuenta el valor arqueológico del emplazamiento, cuya adquisición está en la agenda del Consistorio lucentino desde hace décadas.
 
Juan Pérez manifestó que “creemos que existe una buena predisposición por parte del principal propietario, que ha valorado positivamente el interés municipal por poner en valor esta zona arqueológica”.
 
En este sentido el alcalde lucentino aclaró que “si logramos hacernos con los suelos la primera medida sería el cercado de los mismos y el establecimiento de una planificación adecuada de trabajo y excavaciones, sin prisa pero sin pausa, de acuerdo con lo que el crédito permita”. “No hay prisa, los trabajos podrían prolongarse durante los años que sea necesario, pero creemos que Morana representa un patrimonio histórico que hay que preservar de nuevos expolios y recuperar para generaciones venideras”, concluyó Pérez.
  
El ayuntamiento llevó a cabo en 2006 el deslinde de los terrenos, la planimetría de la zona y la valoración económica de los cuatro sectores en los que se divide e inicio un expediente de segregación para facilitar un acuerdo con los tres propietarios de esta zona arqueológica, cifrándose el valor de los suelos en unos cien mil euros, cantidad que algunos expertos consultados consideran que actualmente  podría rebajarse sustancialmente. Junto a la segregación a través de un convenio de colaboración con los propietarios, el ayuntamiento también podría contemplar, en su caso, la expropiación.
 
El paraje de Morana, situado cerca del río Anzur cuenta con 1,2 hectáreas correspondientes a la necrópolis, ocho de la ciudad íbera de Morana, cuatro del cerro Acebuchoso, así como un bosque mediterráneo anexo.
 
Cabe recordar que el consejo de gobierno de la Junta de Andalucía declaró el 6 de marzo de 2000 como Bien de Interés Cultural, con el rango de Zonas Arqueológicas, los restos “Las Laderas de Morana”. El yacimiento responde a un modelo de fortificación en lugar elevado muy característico de la población protohistórica del valle del Genil. Aunque no se han encontrado huellas arquitectónicas anteriores a la presencia íbera, los restos cerámicos recogidos permiten datar la primera ocupación del enclave en la época tartésica. Del período ibérico han quedado vestigios de una doble línea de muralla y de un baluarte defensivo, a los que se suman otros hallazgos procedentes de la ocupación romana como cisternas, tumbas hipogeas, un almacén y otros elementos constructivos.
 
La positiva experiencia que ha supuesto la puesta en valor de otros yacimientos similares en el sur de la provincia como Torreparedones en Baena, el Cerro de las Cabezas en Fuente Tójar, Cerro de la Cruz y El ruedo, en Almedinilla, o la villa romana de Fuente Álamo en Puente Genil, animan al equipo de gobierno a retomar nuevamente este viejo proyecto.