lunes 29.11.2021

Los niños del Antonio Machado reciben a Rukia, una niña keniata que será operada gracias a ellos

 
El viernes llegaron a Córdoba Alí y Rukia, un niño de 10 años y una niña de 14
Los niños del Antonio Machado reciben a Rukia, una niña keniata que será operada gracias a ellos
Los niños del Antonio Machado reciben a Rukia, una niña keniata que será operada gracias a ellos
 
El viernes llegaron a Córdoba Alí y Rukia, un niño de 10 años y una niña de 14. Los dos comparten algunas cosas. Ambos son keniatas y padecen graves cardiopatías congénitas cuya operación resulta imposible en la sanidad pública de su país y los dos aterrizan en España gracias a la ONG lucentina “Infancia solidaria”.
 
Alí será operado el lunes en el hospital Reina Sofía de Córdoba, Rukia le seguirá el jueves y ambos serán acogidos durante el postoperatorio, junto a sus madres, por dos familias cordobesas.
 
Ayer Rukia, su madre y su hermana pequeña, de solo seis meses de edad, que también ha viajado desde Kenia, fueron recibidos en el colegio público Antonio Machado. Los niños de este colegio son los artífices de que hayan podido volar desde su país. En marzo, 40 escolares de este centro de infantil y primaria protagonizaron en el teatro Palacio Erisana el I Pregón y Viacrucis Infantil, a beneficio de Infancia Solidaria, haciendo realidad el lema de la ONG: “Niños que ayudan a niños”. La recaudación del espectáculo fue destinada a pagar el desplazamiento de Rukia, evidenciando para todos los alumnos el valor de la ayuda al prójimo de una forma tangible.
 
Ayer quisieron visitar el centro para dar las gracias. Seguro que no esperaban el recibimiento que les brindaron alumnos y profesores: collares de flores de papel, carteles de bienvenida, aplausos y toda la expectación del mundo concentrada en el patio de este colegio para acoger a esta familia, venida desde muy lejos, pero muy cercana en los corazones de los niños del Antonio Machado, que la sienten como propia.
 
Imposible saber que sentimientos anidarían, por unos minutos, en el interior de esta niña de una zona rural de Kenia, al encontrarse, cara a cara, con 400 niños agasajándola en el patio de un colegio tan diferente del suyo, en un entorno radicalmente opuesto al de su poblado.
 
Mientras Ali y Rukia esperan su ingreso, otros dos niños africanos intervenidos en las últimas semanas en el hospital Reina Sofía y el Carlos Haya de Málaga, siguen recuperándose, tras algunos días de incertidumbre.
 
Más de ciento cincuenta niños africanos han encontrado ya una segunda oportunidad para continuar viviendo, gracias a la colaboración de hospitales públicos andaluces como Reina Sofía o Carlos Haya y al trabajo del voluntariado de Infancia Solidaria, que también dedica su tiempo a familias necesitadas lucentinas, organizando recogida de material escolar, ropa o juguetes.