Sábado 14.12.2019

MEMORIA HISTÓRICA

La Junta da luz verde a las actuaciones de localización, exhumación e identificación genética de víctimas de la Guerra Civil y la Represión Franquista en el cementerio Virgen de Araceli

La actuación la efectuará la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía y se produce después de haberlo solicitado varias familias lucentinas.

Cementerio Municipal Virgen de Araceli, donde se realizarán las exhumaciones
Cementerio Municipal Virgen de Araceli, donde se realizarán las exhumaciones
La Junta da luz verde a las actuaciones de localización, exhumación e identificación genética de víctimas de la Guerra Civil y la Represión Franquista en el cementerio Virgen de Araceli

La Consejería de Cultura, a través de la Dirección General de Memoria Democrática y tras la propuesta del Comité Técnico encargado de la coordinación de actuaciones en torno a la recuperación de la Memoria Histórica y el reconocimiento institucional y social de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil y la Posguerra, ha acordado iniciar nuevas acciones en diferentes municipios andaluces según lo recoge el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) de ayer miércoles.

Según un comunicado, Cultura inicia los procedimientos que permiten la realización de tareas de indagación, localización, exhumación, estudio antropológico e identificación genética, si procediera, en fosas situadas en los municipios de Lucena y Castro del Río en Córdoba, y Guadalcanal en Sevilla.

Asimismo, se realizarán exhumaciones, estudio antropológico e identificación genética, si procediese, en la localidad de Camas, Sevilla. Y por último, como recoge el boletín, se procederá a la identificación genética de los restos encontrados en las fosas de Cádiz capital; Adamuz, Castro del Río y Obejo en Córdoba; Tocón de Íllora y Moclín en Granada; Zalamea la Real en Huelva; y Camas, El Castillo de las Guardas y Puebla de Cazalla en Sevilla.

Estas actuaciones específicas se iniciarán en colaboración con familiares directos de víctimas, entidades memorialistas y ayuntamientos de las localidades citadas, todos ellos además solicitantes de las intervenciones en la mayoría de los casos.

CEMENTERIO VIRGEN DE ARACELI

En el caso de Lucena esta iniciativa, cuyo protocolo se puso en marcha el pasado díez de agosto, permitirá la localización, exhumación e identificación genética, si procede, de las víctimas enterradas en la fosa común de la guerra civil y de la posterior represión franquista que se sitúa en el cementerio de Nuestra Señora de Araceli. La actuación se produce después de haberlo solicitado varias familias lucentinas.

Arcángel Bedmar, historiador especialista en esta materia, señaló a LucenaHoy que “está demostrado, a través de testimonios orales, que en julio de 1936 se abrió una fosa” en el camposanto lucentino “para empezar los enterramientos de las personas fusiladas”. De igual forma, explica que también se ha corroborado dicho lugar se utilizó para depositar cadáveres de personas asesinadas.

En cambio, se desconoce si posteriormente se realizaron exhumaciones irregulares para sacar los restos, trasladarlos al osario para quemarlos y convertirlos en cenizas. Además, tampoco se conoce con exactitud el punto en el que se ubicó la fosa, pero “se cree que puede estar en la parte última del cementerio, donde no se ve ningún tipo de lápida, solo separaciones de antiguas fosas”, indica Bedmar.

En el año 2005, se inauguró un monolito de mármol, a la entrada del cementerio municipal Nuestra Señora de Araceli para rendir homenaje y dignificar la memoria de 125 lucentinos fusilados entre los años 1936 y 1937, o muertos en cárceles franquistas o campos de concentración por su vinculación con la República. En este monumento, donde no se hallan restos humanos, están grabados los nombres de los fallecidos y se tituló con la frase “Lucena a las víctimas de la Guerra Civil y la postguerra”.

Comentarios