Jueves 09.04.2020

HA CUNDIDO LA ALARMA CIUDADANA

La policía resta importancia a los rumores sobre supuestos intentos de secuestro de niños, aunque lo investiga para descartarlos

Una menor aseguró a su madre que un individuo desconocido que conducía una moto y cubría su cabeza con un casco integral se dirigió a ella haciendo gestos con sus manos para que se acercara a su vehículo. Madre e hija comunicaron los hechos a la policía, que considera improbable que se trate de un intento de secuestro, aunque investiga los hechos.

Algunos de los mensajes que circulan por las redes sociales y que han provocado la alarma ciudadana
Algunos de los mensajes que circulan por las redes sociales y que han provocado la alarma ciudadana
La policía resta importancia a los rumores sobre supuestos intentos de secuestro de niños, aunque lo investiga para descartarlos

Los grupos de whatsapp de los padres de niños en edad escolar se han llenado en las últimas horas de avisos de alerta sobre posibles casos de secuestro de menores en nuestra ciudad. El asunto está generando una gran alarma social, aunque desde la policía se resta importancia al mismo.

Según ha podido saber LucenaHoy los hechos tienen su origen en el comentario de una menor, de diez años de edad, que el pasado martes aseguró a sus padres que –mientras esperaba en la acera tras salir de una academia– un individuo desconocido que conducía una moto y cubría su cabeza con un casco integral se dirigió a ella haciendo gestos con sus manos para que se acercara a su vehículo. Los hechos descritos ocurrieron en la calle Las Torres, frente a las instalaciones de la entidad financiera La Caixa. La menor se alejó del lugar, haciendo caso omiso a las supuestas llamadas de atención del motorista y contó lo sucedido a su madre, que decidió personarse con la niña en las dependencias de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para relatar lo sucedido, por si pudiese ser de interés, sin llegar a presentar denuncia.

Fuentes consultadas por este medio han desmentido que se produjese forcejeo o contacto alguno con el menor ni se haya puesto en marcha dispositivo de seguridad ni control, como se indica en algunos de los mensajes que circulan por las redes sociales. No obstante, y como medida de precaución, desde la Policía Nacional se están realizando distintas indagaciones, entre las que figuraría la observación de las cámaras de televisión existentes en la zona. Pese a todo, se considera poco probable que los hechos informados pudiesen estar relacionados con un intento de secuestro de la menor e innecesaria la alarma social que este tipo de situaciones –que podrían deberse a un malentendido o suposición de hecho– pueden llegar a generar.