Domingo 15.09.2019

NUEVO ROBO EN UN ESTABLECIMIENTO HOSTELERO DE LA PERIFERIA DURANTE EL FIN DE SEMANA

Roban jamones, bebidas, dinero y electrodomésticos en el bar Le Mans, en la avenida Miguel Cuenca

Los ladrones dejaron sin uso la alarma y robaron en interior. Debieron hacerlo sin hacer ningún ruido, ya que los propietarios del inmueble residen en la planta superior y no se apercibieron de lo que estaba ocurriendo.

Bar Le Mans, en el que se produjo el robo
Bar Le Mans, en el que se produjo el robo
Roban jamones, bebidas, dinero y electrodomésticos en el bar Le Mans, en la avenida Miguel Cuenca

Varios jamones y algunos productos alimenticios más, botellas de licores de primeras marcas, la televisión, la caja registradora, dinero en efectivo y la recaudación de las dos máquinas tragaperras. Se trata del botín obtenido por las personas que en la madrugada del viernes al sábado penetraron en las instalaciones del Bar Le Mans, en la avenida  Miguel Cuenca Valdivia, para robar.

La familia que lo regenta encontró el desolador panorama a las 8 de la mañana, cuando se dirigió al establecimiento para iniciar su jornada de trabajo. Por el momento, se desconoce por dónde entraron los ladrones al local. De una parte se ha encontrado rota una de las ventanas exteriores, aunque resulta inverosímil que los autores del robo hayan podido pasar a través de la reja. Por otra parte, se encontraron huellas de barro en el patio posterior, colindante con una zona sin edificar, aunque ninguna marca de escalo en las paredes o en los alrededores.

IMG_2110

Lo cierto es que los cacos dejaron sin uso la alarma del establecimiento y robaron comida, bebida, dinero y electrodomésticos. Debieron hacerlo además sin hacer ningún ruido, ya que los propietarios del inmueble residen en la planta superior y no se apercibieron de lo que estaba ocurriendo en la planta baja.

En la mañana del sábado, funcionarios de la policía científica visitaron el local para intentar recabar pistas o huellas sobre el posible autor o autores de este nuevo robo en un establecimiento de hostelería de nuestra ciudad, que se produce tan solo unas semanas después del cometido en el Bar La Molina, en la zona de La Viñuela, igualmente durante el fin de semana y en una zona alejada del ajetreo del centro de la ciudad.

Los propietarios cerraron el bar durante la jornada de ayer para hacer inventario y presentar la correspondiente denuncia.