martes 25.01.2022

Despedida por mangar

La peligrosa ladrona se había llevado del centro 4 lonchas de queso y 3 bollos para dar de cenar a sus dos hijas, de 8 y 11 años.  Las comparaciones con otros casos de todos conocidos son odiosas, pero, a veces, muy necesarias para que se puedan contrastar las dos varas de medir que se emplean según se trate de juzgar a políticos corruptos o a currantes menesterosos.

tenerife
Yurena, despedida de un centro de acogida por llevarse 4 lonchas de queso y 3 bollos para dar de cenar a sus dos hijas, de 8 y 11 años. Foto: laopinion.es
Despedida por mangar

Ya está en la calle. Yurena, una mujer de 34 años y separada, ha sido despedida de su precario trabajo como auxiliar en un  centro de acogida para personas sin hogar, en Tenerife. La empresa ha tomado esta medida tan drástica y la ha sometido a un despido disciplinario por "falta muy grave, pérdida absoluta de confianza, fraude y deslealtad". Casi nada. Resumiendo: esta peligrosa ladrona se había llevado del centro 4 lonchas de queso y 3 bollos para dar de cenar a sus dos hijas, de 8 y 11 años. En la carta de despido la empresa especifica que la trabajadora hurtó "150 gramos de queso y 3 panes de 60 gramos" (3 bollitos).
   
No se debe justificar el hurto laboral, pues esta falta es completamente sancionable con el despido, pero hay noticias que sería mejor no darlas con tanta crudeza si se tiene en cuenta que la situación de penuria de Yurena es casi la misma que la de los indigentes usuarios del albergue, pues ella trabaja a tiempo parcial, es víctima de violencia de género y vive como okupa ya que con su sueldo de 400 euros al mes no le alcanza para pagar un alquiler, tras haber sido derruída la chabola en la que vivía con sus hijas. Habría sido más sensato y humano sancionarla de una manera menos traumática.

La noticia es indignante si se tiene en cuenta que se produce en el mismo día en que se ha dado a conocer que el ex-alcalde socialista de Punta Umbría compró 80  kilos de pez espada, 1.000 litros de aceite y 20 muñecas de lujo de comunión, cuyas facturas cargó a la Junta. Este sujeto dimitió voluntariamente al estar involucrado en el presunto fraude de los cursos de formación, por los que percibía sabrosas subvenciones. Nadie le afeó su conducta sino que dijo adiós entre los aplausos de sus simpatizantes.

La noticia también coincide en la misma fecha en que se ha publicado que el PP todavía no ha expulsado a sus 9 concejales y otros 9 asesores implicados en el presunto blanqueo de dinero para la financiación irregular del partido en Valencia. Solamente, y a petición de los propios investigados, han sido suspendidos cautelarmente de militancia, pero conservando sus actas y sus sueldos cuantiosos. A Rita ,"la mejor", ni la tocan.  Ella puede seguir asistiendo una vez al mes a su puesto en el Senado y cobrando más de 9.000 euros por su duro trabajo.

 Las comparaciones son odiosas, pero, a veces, muy necesarias para que se puedan contrastar las dos varas de medir que se emplean según se trate de juzgar a políticos corruptos o a currantes menesterosos.

Más artículos de Alfonso Jiménez en su blog "La Carpintería": http://alfonjimenez.blogspot.com.es