martes 29.11.2022

Noticias para indignarse

Noticias para indignarse
Noticias para indignarse
.
España parece un volcán. Da miedo leer la prensa o ver los telediarios pues arrojan noticias cada vez más alarmantes. Hoy, especialmente, cualquier medio que veas o consultes viene pleno de casos  terriblemente desalentadores. La corrupción todo lo inunda. Pero, tranquilos, que esto tiene arreglo. Nuestras autoridades se van a emplear a fondo para dar a la nación el brillo y honor que le corresponde.
 
Ya se sabe que Bárcenas llegó a tener al menos 47 millones de euros en dos cuentas en Suiza. Que Díaz Ferrán hizo una quiebra fraudulenta con Viajes Marsans dejando en la calle a miles de trabajadores. Que Urdangarín ha seguido con sus cobros millonarios por la cara. Que Mesi, que Blesa, que los Eres, etc. Todos los casos se irán aclarando e indultando si hace falta.
 
Esto es vomitivo.  De escándalo. Pero todavía resultan especialmente indignantes, por contraste, las tres noticias que comento a continuación:
 
El Ayuntamiento de Madrid ya tiene en marcha unas ordenanzas que van a dejar la ciudad reluciente como un sol.  No se trata de librarnos de corruptos y chorizos, sino de imponer una multa mínima de 750 euros a toda persona que sea sorprendida hurgando en los contenedores de basura. O sea, que a los que no tienen trabajo ni modo de subsistir, se les prohibe hasta la "rebusca". Que se las apañen. O "que se jodan".
 
Y otra noticia igualmente "ejemplarizante". En Galicia un niño de 5 años deberá pagar a Hacienda 17.000 euros por haber heredado la deuda de su padre que se suicidó por poblemas económicos con el fisco. La causa es, al parecer, que la tutora y madre del niño no renunció a la herencia en su momento, sino que, de buena fe, aceptó lo que le pudiera corresponder al niño para su crianza y educación. Pero Hacienda ya ha señalado que el chico también es responsable de esa deuda. Eso es eficacia.
 
Y la última, patética. Han quedado reducidas las becas de estudio y suprimidas las de muchos comedores escolares.  Sin embargo, no se recortan los gastos de representación, las dietas y ayudas a la vivienda, esos grandes pluses que perciben los políticos que hasta tienen varios pisos en propiedad en la misma ciudad en la que residen y ejercen su actividad.
 
¿Hasta dónde va a llegar esta locura? ¿Quién le va a poner freno a tanto desmán? No se puede mantener más tiempo una ley tan permisiva con los poderosos y corruptos y tan rigurosa con los débiles. Hay alguna excepción, es verdad. Por lo pronto, la mujer que utilizó una tarjeta Visa ajena para comprar pañales a su hijo, ya no tendrá que entrar en la cárcel. Ha sido indultada. Igual que el Gobierno hizo con el banquero Alfredo Sáenz.  Lo mismo que los militares condenados por el Yak 42. Igual que los 193 indultados por tráfico de drogas.
 
¿Es esto un consuelo o un escarnio?  Esto es España. Hoy por hoy.
.
 
.
.
.
.