domingo 12.07.2020
Vídeos
VÍDEO: Vuelve a Lucena el mercadillo de los miércoles entre mascarillas y medidas de seguridad

VÍDEO: Vuelve a Lucena el mercadillo de los miércoles entre mascarillas y medidas de seguridad

El camino hacia la nueva normalidad nos deja cada día situaciones impensables hace solo unos meses. Los mercadillos, normalmente atestados de gente, en los que se buscan las mejores prendas en el montón o se puede elegir la fruta que se lleva uno para casa, han regresado pero cambian radicalmente de imagen, rodeados de todo tipo de medidas de control, desde la entrada a la salida.

Hoy los más de 170 vendedores que cada miércoles acuden a Lucena para pregonar y vender sus mercancías se enfrentaban a su primer día de mercadillo. Estrenaban ubicación y medidas de seguridad.  Si alguien temía algo parecido a una peligrosa multitud se equivocó.

El mercadillo volvía tras más de tres meses y un intento fallido –la pasada semana–  y era un buen termómetro para verificar si se empiezan a recuperar costumbres tras el miedo a la COVID-19.

Mascarillas obligatorias desde la entrada, recomendación de acceso en grupos reducidos y de observar la distancia social, sentido único y distribución de gel hidroalcohólico tanto en el acceso, custodiado por personal de seguridad, como en muchos puestos.

Aunque todos los vendedores han podido volver a la actividad de forma conjunta el recinto, totalmente cerrado, contaba con una limitación de aforo que no se ha superado en ningún momento. A las 11 de la mañana habían pasado por el punto de entrada más de 1200 personas, aunque la impresión general era de perfecta organización y normalidad entre vendedores y usuarios.

También se podía observar un mayor espacio entre los puestos y entre estos y los visitantes para evitar las aglomeraciones.

Puestos de fruta y verdura, aceitunas y aliños, retales, ropas, calzado y complementos. Es lo que hemos visto en este primer mercadillo tras la fase más aguda de la pandemia, una vez superado el estado de alarma.

Entre los comerciantes un poco de todo. Satisfacción por la vuelta a la actividad en una plaza grande y buena como la de Lucena, alguna queja por el calor, que dificulta el uso de las mascarillas, y porque no todo el mundo se ha enterado que este miércoles volvía a haber mercadillo,  la impresión de que a la gente le puede costar moverse después de tres meses en casa y toda la ilusión puesta en este tiempo extraño que nos ha tocado vivir.

Entre los usuarios la misma satisfacción por reencontrarse con su mercadillo de siempre, más que un punto de venta una costumbre, un ritual de cada miércoles que forma parte de la vida de muchos lucentinos desde tiempo inmemorial.