Martes 22.10.2019

EDUCACIÓN

Educación licita las obras para la retirada de las placas de amianto del gimnasio del colegio El Carmen

La inversión será de 83.023 euros y el plazo de ejecución de la obra es de un mes. El uso del amianto, muy habitual hace unas decadas y presente en las placas de "uralita", está prohibido desde 2001.

Imagen de archivo del CEIP El Carmen
Imagen de archivo del CEIP El Carmen
Educación licita las obras para la retirada de las placas de amianto del gimnasio del colegio El Carmen

La Consejería de Educación, a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación, ha publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la licitación de las obras de retirada de placas de fibrocemento (amianto) existentes en tres centros educativos cordobeses, entre los que figura el CEIP Nuestra Señora del Carmen, de Lucena. Los restantes centros son el IES Lope de Vega, de Fuente Obejuna y CEIP Antonio Carmona Sosa, de Palma del Río.

Las intervenciones, que supondrán una inversión total de 324.437 euros y beneficiarán a más de 1.000 alumnos y alumnas matriculados en estos tres centros, consistirán en la retirada de las cubiertas de fibrocemento existentes en diferentes espacios educativos y su posterior sustitución por unas nuevas placas de tipo sándwich. Asimismo, se procederá a desmontar bajantes pluviales y a sustituirlos por unos nuevos de PVC.

En el CEIP Nuestra Señora del Carmen de Lucena, donde la inversión será de 83.023,25 euros y el plazo de ejecución de la obra es de un mes, se actuará en el gimnasio.

Estas tres actuaciones se enmarcan en la planificación para la retirada progresiva del amianto en las infraestructuras educativas aprobada por el Consejo de Gobierno el pasado 5 de julio de 2016, que ejecuta la Consejería de Educación a través de la Agencia Pública Andaluza de Educación y que cuenta con un presupuesto de 60 millones de euros hasta el año 2022.

COMPONENTE CANCERÍGENO

El uso del amianto, muy habitual hace unas decadas y presente en las placas de "uralita", está prohibido desde 2001 y no es peligroso mientras esté en buen estado. Sólo cuando empieza a deteriorarse hay que retirarlo, porque puede resultar cancerígeno. Su retirada debe ser realizada siempre a través de una empresa especializada y tiene un elevado coste económico. La Unión Europea se ha fijado como objetivo erradicarlo de todo tipo de edificaciones en 2028.

Comentarios