martes 04.08.2020

Alcohol, internet y telefonía móvil, principales adicciones de los jóvenes lucentinos, según una encuesta

Alcohol, internet y telefonía móvil, principales adicciones de los jóvenes lucentinos, según una encuesta
La Delegación Municipal de Servicios Sociales ha presentado esta mañana los resultados de un estudio sobre conocimiento y uso de drogas y otras dependencias realizado en los centros educativos de secundaria de nuestra ciudad.
 
De los datos recabados a través de 215 encuestas a otros tantos estudiantes lucentinos, se detrae que el consumo de alcohol y la adicción a internet y un uso desmesurado del teléfono móvil son los principales problemas de los jóvenes lucentinos.
 
Según Mario Flores, técnico de drogodependencias del Programa "Lucena ante las Drogas", "el consumo de alcohol entre los jóvenes estudiantes lucentinos de secundaria se encuentra muy extendido, es algo muy habitual en su tiempo de ocio y presenta un patrón de abuso muy preocupante" y hay un dato que abunda en ello y es que "las familias han adoptado en número significativo una actitud de permisividad hacia ese consumo, toda vez que el discurso social en torno al consumo de alcohol en menores está banalizado; el consumo entre los menores se ha normalizado socialmente de manera muy peligrosa".
 
La encuesta detecta que un 53% de los estudiantes tuvieron su primer contacto con el alcohol entre los 13 y los 14 años, una edad muy temprana, y más de la mitad de los encuestados habían consumido alcohol en la semana o el mes previo a la realización de la encuesta. Además, de estos, la práctica totalidad aseguraron consumir solo los fines de semana, lo que revela un uso asociado al tiempo libre y el ocio. 
 
INTERNET Y TELEFONÍA MÓVIL
La otra adicción preocupante detectada por el estudio es la relativa al consumo de internet y el uso de móviles. Un 40% de los estudiantes declaran que conectarse a Internet constituye para ellos una manera de evadirse de los problemas. Aún más llamativo resulta el dato que nos informa de que un 44% de los sujetos entrevistados han respondido sí a la pregunta “¿Piensas que la vida sin Internet es aburrida, vacía y triste?”. Muchos de nuestros jóvenes otorgan a Internet, por tanto, un papel esencial en cuanto a dotar a sus vidas de sentido, ya que en ausencia del mismo las cosas dejan de tenerlo. 
 
Existe un claro descontrol por parte de los adolescentes en el uso de Internet por cuanto una mayoría (71% de la muestra) afirma que se le pasa el tiempo sin darse cuenta cuando están conectados, y la inmensa mayoría abandonan sus actividades para conectarse a la red, lo que convierte a esta actividad en la preferida por ellos, incluso siendo conscientes de que su rendimiento académico se ha podido ver afectado por el uso de la red –un 32% de sujetos–.
 
El problema se deriva también al uso del teléfono móvil. El tiempo que nuestros adolescentes dedican a hablar por el móvil o a utilizar la mensajería instantánea resulta excesivo; Mñas de la mitad lo estiman “entre 3 y 5 horas” o “más de 5 horas” al día, tiempo deja de dedicarse a otras actividades necesarias y un 90% asegura que el uso del móvil les permite superar situaciones de aburrimiento, obviando obvian otros recursos para superar el mismo, como quedar con los amigos, salir a dar una vuelta, leer o ver la TV incluso.
 
Menor problema presentan según la encuesta el uso del tabaco, que se ha visto muy reducido entre los jóvenes, siendo minoritario el consumo entre los jóvenes entrevistados, o el resto de sustancias estupefacientes, entre las que solo destaca el consumo de hachís como sustancia cuyo consumo está presente entre nuestros jóvenes estudiantes, si bien de manera no significativa. 
 
Según Flores, los resultados obtenidos en Lucena son similares a los de la media nacional para este conjunto de población. Por su parte, el edil de Servicios Sociales, Carlos Villa, ha señalado que los datos de este interesante estudio servirán para diseñar las próximas iniciativas del Plan Lucena ante las Drogas, en el que se enmarca, y que persigue fundamentalmente acciones de carácter preventivo.