Sábado 25.05.2019

Leonardo Antonio de Castro: 360 años de su nacimiento

Leonardo Antonio de Castro: 360 años de su nacimiento

El próximo 12 de noviembre se cumplirán 360 años del nacimiento de una de las figuras fundamentales del Arte local: Leonardo Antonio de Castro. Y merece su recuerdo la Capilla del Sagrario de San Mateo, una de las joyas barrocas de Andalucía, ideada por él.

Este artista, que trabajó la pintura, la arquitectura y la talla de retablo, fundamentalmente, nació en Lucena en 1656 y desde niño realizó el aprendizaje de su faceta artística con Bernabé Jiménez de Illescas hasta 1678, año en el que este murió, pasando posteriormente con Luis Sánchez de la Cruz. En 1699 tenía el proyecto de dorar el retablo de la Virgen de Araceli del Santuario, si bien no lo hará, puesto que finalmente se encomienda a dorar el camarín. Algo después, en 1705, también proyecta realizar el retablo de jaspes de San Pedro Mártir, de lo que en unos años se desvincula.

Sus siguientes trabajos son las trazas de las dos portadas de la Purísima en 1715, la decoración de la Ermita de Ntra. Sra. de Araceli en 1722 y el retablo de la Concepción en el convento franciscano en 1728.

Tuvo algunos achaques de salud en las dos últimas décadas de su vida, de las que se recobraría con ánimo de seguir en el oficio; de tal manera que, tras la enfermedad que le sobrevino en 1735, tras recuperarse, se puso a trabajar en la Capilla del Sagrario para la Cofradía del Santísimo Sacramento de la Parroquia de San Mateo. Las obras comenzarían en 1740 y moriría sin ver acabada su obra. La vital acabó en 1745, aunque la artística, como el alma inmortal, aún sigue presente. Basta con asomarse a la Plaza Nueva para comprender su grandiosidad y, desde el centro neurálgico de la ciudad, la Capilla del Sagrario traspasa el valor religioso (Dios no tiene lugar más bello ni más espiritual en el que pudiera venerarse), además de ser un ejemplo de cómo hay que cuidar el patrimonio y de lo que Lucena pudo aportar al Barroco español.

Con Leonardo Antonio de Castro, también fueron fundamentales para el Barroco, José de Bada, Francisco José Guerrero y, en especial, Francisco Hurtado Izquierdo, verdadero espíritu artístico del sur de Córdoba. Próximo a cumplirse 350 años del nacimiento de este último, sigo soñando con que Lucena lo coloque en el lugar y en el mérito que se merece.